«No puedo estar más contento», reconoce Jon Etxaniz

Etxaniz festeja el gol anotado ante el Mirandés. /Pankra Nieto
Etxaniz festeja el gol anotado ante el Mirandés. / Pankra Nieto

El delantero marcó ante el Mirandés el tanto que supuso la permanencia arenera una temporada más en Segunda B

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNAGetxo

El delantero del Arenas, Jon Etxaniz, no olvidará fácilmente el gol marcado la pasada y última jornada frente al Mirandés, que supuso la salvación matemática del equipo sin tener que pasar por el calvario de disputar la promoción de descenso. El ariete reconoce que «no sé si ha sido el más importante de mi carrera pero ha supuesto la salvación y no se puede estar más contento». En su memoria tiene grabada a fuego la jugada, en el minuto 65, cuando los rojinegros estaban en posiciones de 'play-ouyt'. «Salgo de mi campo y me llega un envío en largo, lo recibo de espaldas y, con un toque, me libro del portero rival», relata. En esas décimas de segundo «me pasó por la cabeza de todo, pero finalmente opté por disparar y me salió bien».

Etxaniz apunta aliviado, y con un toque de humor, que «menos mal que no pensé mucho porque seguro que la hubiera fastidiado». Una vez con el esférico entró dentro de la portería burgalesa se desató la locura y la alegría, tanto en el terreno de juego como en las gradas. «Me alegro mucho por toda la gente del Arenas, pero especialmente por mí, necesitaba un momento así», confiesa. No en vano, el ariete, que llegó esta temporada a la disciplina rojinegra, sufrió una grave lesion el 10 de noviembre del pasado año que le ha mantenido fuera de los terrenos de juego durante cuatro meses y medio. «El fútbol me debía una, lo he pasado muy mal con la lesión», admite Etxaniz.

En este sentido, apunta que «todavía estoy muy lejos de mi mejor estado físico, pero tenía muy claro que debía ayudar al equipo de la manera que fuera, y qué mejor que marcando un tanto de esta importancia» frente a un rival que «no nos regaló nada». «La victoria fue por méritos propios», apunta con contundencia.

Ahora, a la directiva, cuerpo técnico y plantilla les queda por delante cumplir el compromiso adquirido al inicio de la temporada de teñirse las cejas de rojinegro en caso de no cumplir el objetivo de acabar en puestos de Copa del Rey para conmemorar el Centenario del trofeo copero obtenido frente al Barcelona. En su caso lo tiene muy claro: «Soy un hombre de palabra y, como nos comprometimos, debemos hacerlo». Incluso va más allá al apuntar que «quien no lo haga, quedará retratado», señala con una sonrisa. Respecto a su futuro, apunta que «ahora solo pienso en descansar después de todo lo que hemos sufrido, luego ya habrá tiempo para abordar esos temas».