«Hemos sido un equipo endeble defensivamente», reconoce Olaizola

«Hemos sido un equipo endeble defensivamente», reconoce Olaizola

Los rojinegros están obligados a reaccionar frente al Valladolid Promesas para abandonar los puestos de descenso

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA/Getxo

El entrenador del Arenas, Javier Olaizola, reconoce que su equipo «no cumplió con las cuatro consignas dictadas» para hacer frente en Tajonar al Osasuna B, que terminó imponiéndose por un contundente 4 a 1 en un partido de claro color 'rojillo'. Según su balance «hemos sido un equipo endeble defensivamente».

En este sentido, recordó que «estamos en una categoría donde si no eres contundente en las disputas, en las segundas jugadas nos supera el rival», para alzarse con los tres puntos. Respecto al filial pamplonica señaló que «no me sorprendieron, saben a qué juegan y lo han vuelto a cumplir».

De cara a la próxima jornada, donde recibirán a las 18.00 horas del sábado en Fadura a un potente Valladolid Promesas, pletórico después de la goleada endosada al Leioa, reclamó «ser más fuertes defensivamente si queremos competir». Los rojinegros son decimoctavos, en puestos de descenso directo, después de tres jornadas de campeonato.

En su casillero solo lucen un punto fruto del empate cosechado en la segunda jornada frente al Tudelano, en el debut ante su afición. El encuentro concluyó con un empate a uno donde los navarros se adelantaron en el marcador gracias a un tanto de Obieta. El empate llegó diez minutos más tarde por mediación de Zarzo.

Por su parte, el filial vallisoletano llegará a Fadura con las pilas totalmente cargadas a nivel psicológico gracias a la privilegiada tercera posición que ocupan en la tabla clasificatoria. En su casillero lucen seis puntos fruto de dos victorias obtenidas frente a su afición, frente a Tudelano y Leioa. Solo han sucumbido frente al Osasuna B.

En estos encuentros se han mostrado como un equipo letal en el aspecto ofensivo con siete dianas a favor. Sus principales artilleros han sido Doncel y Miguel, ambos con dos tantos. Si bien y fruto de su alegre juego, siempre con la mira puesta en la portería rival, fiel reflejo de un filial, han encajado cuatro tantos.