Endika Bordas coge las riendas del Arenas

Endika Bordas./
Endika Bordas.

El hasta ahora mano derecha de Jabi Luaces en el banquillo del Arenas se hará cargo del equipo hasta final de temporada

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNAGetxo

Endika Bordas, el hasta ahora mano derecha de Jabi Luaces en el banquillo del Arenas, se hará cargo del equipo hasta final de temporada, según la decisión de la Junta Directiva rojinegra. El entrenador de Bermeo aceptó la oferta de cara a afrontar las siete próximas jornadas que quedan de liga con el reto de la permanencia por delante.

La dirección arenera confía en Bordas porque «conoce bien la plantilla tras ejercer de segundo entrenador desde el pasado mes de julio». Su puesta de largo será este miércoles, momento en el que dirigirá su primer entrenamiento como titular del banquillo, a partir de las 10.30 horas después de la jornada de descanso de hoy martes. La Junta Directiva le desea «la mejor de las suertes en su nuevo cometido ya que su suerte será también la del club».

Bordas, a sus 37 años de edad, debutará en su primer trabajo al frente de un equipo de Segunda B, si bien la anterior campaña fue el director deportivo del Gernika, donde también ejerció de segundo de Luaces. Arrancó su carrera como futbolista en las categorías inferiores de Lezama y hace diecinueve años debutó con el Bilbao Athletic para tres temporadas después pasar al primer equipo, con el que se estrenó en en un Deportivo de La Coruña-Athletic que los rojiblancos perdieron por 2-0.

Tras esta primera campaña, se marchó cedido al Terrassa durante media temporada. Al final de la 2005-2006 se marchó definitivamente al Hospitalet. Sin embargo, su experiencia en tierras catalanas no duró mucho, toda vez que a mitad del campeonato fichó por el Córdoba. A partir de este cambio de aires se convirtió en un 'trotamundos' del balón.

Tras su paso por el Salamanca, donde sufrió una lesión de gravedad que le impidió tener continuidad en las alineaciones, regresó al fútbol vizcaíno, enrolándose en el equipo de su localidad natal, Bermeo. Su siguiente destino fue el más exótico, al embarcarse en la aventura del fútbol georgiano en las filas del Lokomotivi Tbilisi.

La experiencia duró siete meses al decidir volver a Bizkaia para defender los colores del Amorebieta, para recalar dos cursos después en el Gernika. En la Villa Foral decidió colgar las botas definitivamente, para probar fortuna en los banquillos. A lo largo de su carrera, llegó a marcar dos goles y cuenta con una breve aparición en un partido de la Copa UEFA, que el Athletic jugó frente al Austria de Viena, el 24 de febrero de 2005.

Más información

Temas

Fútbol