«Es su decisión y debo respetarla», asegura Luaces sobre su cese

«Es su decisión y debo respetarla», asegura Luaces sobre su cese
Avelino Gómez

Su paso por el banquillo rojinegro lo define como un «año duro y de constante aprendizaje»

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNAGetxo

Después de dos días de reflexión alejado del foco mediático y de las redes sociales, el ya exentrenador del Arenas Jabi Luaces habla con EL CORREO sobre su cese. El pasado lunes, «después del entrenamiento, me llamaron al despacho para decirme que no continuaba», recuerda. Una decisión que «me pilló por sorpresa porque antes no me habían comentado nada, pero tampoco tienen que darme explicaciones». «Es su decisión y debo respetarla», afirma sin rencor.

Respecto a estos meses en el banquillo de Gobela, los califica como un «año duro y de constante aprendizaje, con muchos cambios para mí de plantilla, horario de entrenamiento... en definitiva, un nuevo club». Desde el principio, «me he comido mucho la cabeza para sacar adelante el proyecto , todo funcionaba y llegamos a estar quintos, muy cerca del play-off», asevera.

Pero todo comenzó a torcerse con «tantas lesiones graves y de larga duración». Luaces lo explica gráficamente: «Llega un momento en el que has dado con la tecla adecuada y, de repente, desaparecen siete teclas de golpe». Una circunstancia que no solo afecta a la hora de saltar al césped, puesto que «las lesiones complican también en el día a día de los entrenamientos, no se pueden hacer con la misma intensidad o planificar los partidos si están todos o, por lo menos, una gran mayoría», defiende.

Pese a estos contratiempos, considera que «estábamos realizando una segunda vuelta bastante regular dentro de la irregularidad», alternando todo tipo de resultados. Además, para el derbi de este sábado frente al Amorebieta «recuperábamos a Etxaniz después de más de una vuelta de campeonato sin jugar y estaba convencido de la victoria», asegura categórico.

Respecto a la lucha por la permanencia a la que puede verse abocado el Arenas, Jabi Luaces señala que «quedan siete partidos y el margen con los rivales nos hacía ser optimistas. Pero los que toman las decisiones no lo han visto así y hay que acatarlo». Ahora, el técnico de Busturia está inmerso en un «periodo de reflexión», analizando las cosas que «hemos hecho bien y las que no, cómo hemos sido capaces de salir de situaciones críticas o por qué hemos perdido tantos partidos por un resultado corto». También toca analizar «la falta de acierto de cara a la portería rival, si bien la mayoría de las lesiones han sido de delanteros y eso te merma en esa faceta del juego».

Respecto a su ya explantilla, solo tiene palabras de agradecimiento y elogio: «Han peleado como jabatos, trabajando a muerte, muy solidarios y en todo momento 'proarenas'». Unas palabras que extiende a los refuerzos llegados en el mercado invernal, quienes «nos han aportado mucho y son buenas personas». Tampoco se olvida a la hora de la despedida de la Junta Directiva: «Tienen mucha humanidad y son buena gente».

Finalmente, de su relevo en el banquillo, Endika Bordas, que hasta ahora había sido su segundo, Luaces considera que «debe hablar él». «Lo he tenido como jugador y como segundo entrenador en Gernika y Arenas. Espero por el bien del equipo que funcione bien y tenga suerte, poco más puedo decir», concluye. Ahora dedicará más tiempo a su familia sin desengancharse completamente del fútbol. «A buen seguro que me pasaré por Gobela a ver algún encuentro», se despide.