Un clásico en Gobela

Uranga trata de controlar la pelota durante el choque de Lasesarre. /Jordi Alemany
Uranga trata de controlar la pelota durante el choque de Lasesarre. / Jordi Alemany

El Arenas afronta el derbi frente al Barakaldo con siete bajas

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA/PERU OLAZABAL

Arenas y Barakaldo se enfrentan este sábado en Gobela a las 16:00 horas en lo que es ya un clásico en la División de Bronce. Los gualdinegros están realizando una gran campaña y continúan con el sueño de mantenerse en zona de play-off. Los areneros, uno de los equipos punteros de Bizkaia, que en principio tendría aspiraciones similares a las de los fabriles, se encuentran a cuatro puntos del descenso, firmando una campaña irregular. Buscarán la victoria delante de su afición, algo que no consiguen desde hace más de tres meses.

El técnico local, Jabi Luaces, se ha marcado como objetivo para este choque «hacernos fuertes en casa, donde no podemos dejar escapar más puntos». No en vano, suman seis partidos sin conocer la victoria en Gobela, con dos empates y cuatro derrotas. En el aspecto positivo, llegan a este encuentro con la moral alta después de imponerse la pasada jornada a la Cultural de Durango, poniendo fin a una racha de nueve jornadas sin sumar de tres en tres.

Luaces espera «un típico derbi donde deberemos ser muy fuertes en ambas áreas y en el que los pequeños detalles decantarán la balanza». Si bien, se muestra convencido que «el resultado será muy corto», como se suele dar habitualmente en estos encuentros de la máxima rivalidad, donde la intensidad suele ganar protagonismo a las delicadezas técnicas.

Respecto a su rival, lo califica como «muy sólido defensivamente, capaz de sacar mucho rendimiento a los tantos que marcan». Al margen, «es el mejor equipo como visitante, con siete victorias», recuerda el titular del banquillo de Gobela. Luaces está convencido de que «vamos hacer un buen encuentro, al igual que frente al Racing, saliendo a por los tres puntos». Para la cita no podrá contar con siete efectivos, entre ellos Gayoso y Dani López, expulsados la semana pasada en Tabira. Si bien, Jordan regresará al equipo y volverá a convocar a diversos jugadores del Juvenil.

Enfrente tendrán a un Barakaldo que no se encuentra en su mejor momento. Los fabriles acumulan tres encuentros consecutivos sin conocer la victoria. Fueron derrotados ante el Logroñés (0-1) y la Real Sociedad B (3-0), y en su último duelo empataron frente al Mirandés (1-1) en Lasesarre, recuperando sensaciones, según su técnico. «Creo que el partido del otro día es un refuerzo para nosotros porque nos mostramos bien», apunta Larrazabal. «Tuteamos al Mirandés, para los jugadores eso es un refuerzo brutal al enfrentarnos a un rival muy superior en cuanto a presupuesto», indica.

Larrazabal advierte que Gobela «es un campo complicado», aunque asume que «los equipos que quieren estar arriba, tienen que saber sumar en todos los campos, por lo que vamos con la mayor ambición para conseguir una victoria».

El hecho de que este encuentro se trate de un derbi no cambia las cosas para el técnico de Loiu, que defiende que «jugar contra el Arenas es como jugar contra el Mirandés o contra la Real, no es un partido diferente en ese sentido». El único factor diferencial reitera que es el «escenario» debido a que «al que no ha jugado en Gobela, le cuesta aclimatarse», explica.

Los fabriles cuentan prácticamente por primera vez en la temporada con toda la plantilla disponible para esta cita. Sergio Benito se ha recuperado de la lesión y no tienen ningún jugador sancionado.

En el balance de visitas de los gualdinegros, desde que se midieran por primera vez en Segunda en la temporada 1935-36, es de diez victorias locales, diez visitantes y ocho empates. Los tres últimos enfrentamientos, desde que los rojinegros recuperaran la categoría de bronce, el resultado fue de empate a uno.

El árbitro del encuentro será el santanderino Alberto Pardeiro Puente, de 30 años, que cumple su sexta temporada en Segunda B y dirigirá su noveno compromiso en la presente. Será el séptimo partido que dirige al Arenas, con el que nunca ha perdido.