La era Bordas arranca con un empate en Gobela

La era Bordas arranca con un empate en Gobela
Pedro Urresti

Los rojinegros fueron capaces de remontar un resultado adverso frente a un buen Amorebieta

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNAGetxo

La era de Endika Bordas en el banquillo de Gobela arrancó con un insuficiente punto para las aspiraciones de los rojinegros de abrir hueco suficiente con la zona roja de la clasificación. Enfrente, tuvo a un Amorebieta que solo ha perdido en una de las trece últimas jornadas. Ambos depararon el típico derbi vizcaíno plagado de intensidad y ritmo que se resolvió con dos espectaculares tantos.

El nuevo técnico rojinegro realizó cuatro cambios respecto al anterior encuentro, dando entrada a Gonzalo, Ramos, Dani López y Junior, mientras que el Iñigo Vélez solo realizó una variación en su equipo, con el cambio de Zarrabeitia por Micalo. Los locales salieron eléctricos y a punto estuvieron de adelantarse en el marcador en un control de Zamorano dentro del área pequeña, pero no pudo fidelizar el esférico. Un par de minutos antes, Azkue probó fortuna con un lanzamiento por encima del larguero. Ambas ocasiones no amedrentaron al Amorebieta que, al contrataque, llegó con cierta timidez a la portería defendida por Pablo Fid.

1 Arenas

Pablo, Jordan, Gayoso, González, Gonzalo, Matador, Ramos (Güemes, m. 72), Azkue, Dani López (Etxaniz, m.83), Junior (Xeber, m.45), y Zamorano..

1 Amorebieta

Jon Ander Felipe, Micalo, Oyer, Matej, Aitor Aregui, Markel, Soberón (Orozko, m.67), Iturraspe (Iker Bilbao, m. 75), Tascón (Múgica, m.88), Mikel Álvaro y Seguín.

Goles:
0-1.M. 33. Seguín. 1-1. M.·6. Zamorano.
Árbitro:
Miguel Donato del Comité Balear. Amonestó por los locales a Ramos, Xeber,, y por los visitantes a Mikel Álvaro y Tascón
incidencias:
700 espectadores en Gobela

Con el paso de los minutos, el encuentro se convirtió en un ida y vuelta sin dominador claro y con mucha tensión, tanto en el ambiente como sobre el terreno de juego, con encontronazos en la pugna por cada balón. Los de Iñigo Vélez de Mendizabal se manejaban mejor en esta situación, ganando poco a poco más terreno en parcela rival.

En uno de estos acercamientos, Seguín cazó un rechace en la frontal del área para conectar una imparable volea al fondo de la red. La alegría foránea apenas duró tres minutos, toda vez que Zamorano sacó a relucir la calidad que atesora para enviar un saque de falta por toda la escuadra.

En unos minutos absolutamente locos, el Amorebieta pudo volver adelantarse en el luminoso en un envío de Tascón que se marchó fuera después de arañar el larguero. Los últimos instantes de la primera parte resultaron totalmente abiertos pero sin excesivos sobresaltos, salvo la lesión del local Junior a un minuto para la conclusión.

En la reanudación, el guion continuó por los mismos derroteros, con fútbol intenso y sin concesiones y con algunas incursiones con cierto peligro. Como un centro por banda izquierda rematado de cabeza por Dani López, en posición muy forzada, que acabó en las manos de Jon Ander Felipe. También Ramos tuvo en sus botas desenmarañar el marcador, pero remató fuera muy ajustado a la madera.

Los rojinegros comenzaron a creérselo un poco más, asumiendo algo más de posesión pero sin generar más ocasiones frente a un Amorebieta muy ordenado en defensa a la espera de sorprender en alguna contra con la velocidad de sus extremos. En los minutos finales, el rojinegro Ion Etxaniz pudo disfrutar de nuevo de minutos después de toda una vuelta lesionado.