Con un ojo puesto en la salvación

Con un ojo puesto en la salvación
Pedro Urresti

La Real B solo supera en tres puntos al Arenas a falta de dos partidos para la conclusión del campeonato

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNAGetxo

El Arenas afrontará este próximo domingo una de las dos finales que le quedan para sellar la permanencia. Lo hará ante la Real Sociedad B, otro de los equipos implicados en esta lucha, fruto de la juventud entre sus filas, propia de un filial que se ha visto también condicionado por el tráfico de jugadores hacia el primer equipo txuriurdin a lo largo de toda la temporada.

En esta ocasión, los donostiarras parte con la ventaja de contar con tres puntos más que los rojinegros, a los que también superan en golaverage gracias al 0-2 logrado en Gobela. Por su parte, los pupilos de Endika Bordas no cuentan con margen de error en este desplazamiento al contar con cuarenta y un puntos, empatados con un Real Unión que ocupa la plaza de promoción de descenso.

El 'Sanse' ocupa la duodécima posición con cuarenta y cuatro puntos fruto de doce victorias, ocho empates y dieciséis derrotas. También, muestra bastante equilibrio en la faceta anotadora, con cuarenta seis tantos marcados por cuarenta encajados. En este apartado, le supera el Arenas con una diana menos recibida, pero también con ocho tantos menos en su haber.

El principal artillero de los potrillos es el senegalés Zourdine Thior, con siete dianas, las mismas que el 'pichichi' rojinegro, Aitor Ramos. El rojinegro vio portería en la pasada jornada al marcar el único tanto local en la derrota en Gobela frente al Racing de Santander, gracias a una espectacular volea casi desde el centro del campo.

El equipo entrenado por Aitor Zulaika ha mostrado mucha solvencia como local salvando veintiocho puntos, fruto de ocho victorias, cuatro empates y y seis derrotas. Por el contrario, el Arenas como visitante solo ha sumado dieciséis puntos, con solo tres victorias fuera de su feudo, siete empates y ocho derrotas, aunque nunca por más de un tanto de diferencia. Si bien en el fútbol, las estadísticas y números solo valen hasta que el balón comienza a rodar.