Arenas, cara; Gernika, cruz; y Amorebieta, de lujo

Arenas, cara; Gernika, cruz; y Amorebieta, de lujo
Pankra Nieto

JAVIER BELTRÁNBilbao

La última jornada, la 38, la que cierra la persiana hasta finales de agosto, tuvo de todo en en seno del pabellón vizcaíno, casi respetando el guión previsto. El Arenas se salvaba de la quema venciendo al CD Mirandés, el Gernika vencía en Lasesarre y moría con las botas puestas al depender de un Real Unión que se aferró al puesto de playout. La SD Amorebieta certificó su plaza copera en Mareo y acompaña al SD Leioa. Y el Bilbao Athletic perdía una plaza y se queda sexto.

En Tabira, el sábado, se despedía la Cultural de la Segunda B ofreciendo una buena imagen pero cayendo ante una de las revelaciones del Grupo II, el Oviedo B, que con el 1-3 final le arrebataba el quinto puesto a los cachorros. El equipo de Igor Núñez, fiel a su estilo, ya cuenta los días para retornar a la categoría de bronce en una Tercera que el próximo curso será muy exigente a no ser que, como se confía, suban Portugalete y River.

El Arenas, sin Txemi Talledo, que no pudo colgar los guantes en Gobela por lesión, noqueó al CD Mirandés con muchas bajas y pensando ya en la liguilla de ascenso. Un tanto de Jon Etxaniz se canjeó para ahuyentar definitivamente el puesto del playout y levantar al público de Gobela de sus asientos, que sufrió hasta el pitido final. «Hemos estado remando todo el año para conseguir esto; la plantilla ha dado siempre el cien por cien, el fútbol es de ellos. El míster no ha hecho nada, solo darles confianza. El equipo ha sabido sacar el coraje», lanzaba Endika Bordas, técnico arenero, que reconocía que había «ansiedad y tesión» que hubo que controlar en el tramo final de la Liga «entrenando la mente».

El Gernika hacía los deberes en los tres últimos partidos con victoria, la última cita en Lasesarre (1-2 ante un Barakaldo que se preparaba ya para el playoff de ascenso). Se ha aferrado a la Segunda B hasta el último segundo, pero el Real Unión no falló ante el Tudelano con un solitario gol, con los navarros sin nada en juego. Un cruel descenso para un equipo de guerrilleros forales.

El Bilbao Athletic despidió la temporada en Ellakuri ante un CD Vitoria ya descendido con un empate insuficiente (0-0) para conservar la quinta plaza de la parrilla. Hasta cuatro balones estrellados en la madera, tres del filial del Eibar ante Oleaga y uno de los cachorros por parte de Toni Salado. Villalibre casi marca su gol 24 saliendo del banquillo en el descanso. Aritz Solabarrieta pilotaba por última vez al filial lo mismo que su ayudante Iñaki González, e Iñigo Muñoz, que acaba contrato.

El UP Langreo venció a la SD Leioa (4-1, con un 3-0 ya en el minuto 50) ya con todo el pescado vendido y certificado su billete al Torneo del KO. A los astures no les valió para colarse en Copa ante la victoria de la SD Amorebieta. Ya sin el capitán, Aitor Córdoba, que apunta a aceptar la oferta de la Primera División de Grecia, Aitor Morcillo portó el brazalete de los hombres de Lambea.

En Mareo, la SD Amorebieta corroboró que es una apisonadora en la segunda vuelta y selló la Copa con un 0-1, gol obra de Gorka Iturraspe. Se despidieron Aritz Mujika, que cuelga las botas, y Mario Soberón, que acaba su cesión del Racing, lo mismo que los cachorros Tascón y Luengo. A los hombres de Iñigo Vélez de Mendizabal se les ha quedado corta la Liga, salvando obstáculos para acabar como titanes. «Es increíble lo que han conseguido los chavales, una segunda vuelta de 37 puntos», señaló el técnico vitoriano al final del envite, con un más que meritorio octavo puesto empatado con el séptimo a 53 puntos, SD Leioa.