Zarrabeitia y Arnáez califican el derbi como «clave» para sus aspiraciones

Igor Arnáez persiona a Tascón durante el choque de Urbiera. /Maika Salguero
Igor Arnáez persiona a Tascón durante el choque de Urbiera. / Maika Salguero

Ambos futbolistas, que han vestido la zamarra azul y la blanquinegra, vivirán un partido especial para ellos, además de por lo mucho que hay en juego

PERU OLAZABALAmorebieta

Urritxe acogerá este sábado un derbi apasionante. Trascendental en cuanto a la lucha por la permanencia se refiere. El Amorebieta, decimocuarto, separado por dos puntos de los equipos que ocupan la zona de descenso, recibe al Gernika, que es decimoquinto y únicamente está distanciado de los equipos de abajo por el golaverage. «Si cada partido es una final, ésta es la final de las finales, es importantísimo lo que nos jugamos», resalta Mikel Zarrabeitia, actual jugador zornotzarra que hace cuatro temporadas formaba parte del conjunto foral. Igor Arnáez también militó en el Amorebieta, hace seis años, y ahora es un blanquinegro más, consciente de que este duelo «es una gran oportunidad para engancharnos al grupo de los equipos de arriba y así respirar un poco».

Ambos conjuntos atraviesan un momento dulce. Tanto zornotzarras como forales han conseguido salir de la zona de descenso y llegan al derbi con muy buenas sensaciones. El Amorebieta no ha perdido ninguno de sus últimos ocho encuentros: tres victorias y cinco empates. Zarrabeitia valora que la clave de la dinámica que viven los azules tiene su origen en el cambio de sistema que llevó a cabo Íñigo Vélez en la jornada 14. El extremo piensa que la línea de cinco atrás «se adapta más al perfil de los jugadores». También incide en que la intensidad que siempre muestran y la confianza que les han dado los últimos resultados cobran gran importancia.

«El Gernika viene en una dinámica muy parecida a la nuestra, los dos estamos haciendo una segunda vuelta increíble», apunta Zarrabeitia. Los de Urbieta acumulan siete encuentros sin conocer la derrota: dos triunfos y cinco empates. Igor Arnáez asegura que «el juego y la motivación es la misma», pero cree que han mejorado defensivamente. Hecho por el que no han encajado ningún tanto en los dos últimos choques. Tanto el extremo derecho azul como el lateral izquierdo blanquinegro están convencidos de que sus respectivos equipos lograrán la permanencia e indican que ya lo estaban antes de afrontar esta buena serie de registros.

El atacante galdakaotarra y el defensor bilbaíno coinciden en que no hay un favorito para este envite, parten desde la máxima igualdad. En la ida, firmaron las tablas por 1-1 en Urbieta. La clave puede residir en el factor cancha, debido a que el Gernika es el segundo peor visitante del grupo, aunque los azules tampoco se han mostrado muy solventes en casa hasta el momento. «Estamos siendo más fiables fuera de casa, en Urritxe nos está costando más», reconoce Zarrabeitia. No obstante, ambos jugadores asumen la dificultad que entraña sacar puntos de Urritxe como visitante.

Arnáez prevé que ambos conjuntos saltarán al césped con planteamientos parecidos. «Iremos con la misma idea de no exponernos mucho, estar bien en defensa y habrá mucho centro al área», manifiesta. Este derbi suscita un ambiente especial, pero también una rivalidad muy sana. «Da pena ver al equipo vecino y al equipo amigo en esta misma situación, espero que nos salvemos los dos», comenta el lateral izquierdo. Zarrabeitia cree que este derbi es «especial» debido al buen número de jugadores locales que forman parte de ambas escuadras.

Se enfrentan a su pasado

Mikel Zarrabeitia disputó la campaña 2014/15 en el Gernika, temporada que no olvidará debido a que consiguieron el ascenso a la categoría de bronce. «Es un partido muy especial para mí, pasé un muy buen año allí. Tengo y seguiré teniendo mucha relación con el Gernika y con muchos jugadores que aún siguen en el club», sostiene. A su vez, mantiene que le resulta «motivante» medirse ante sus excompañeros. En estos momentos, el extremo derecho no está disfrutando de muchas minutos. «Vengo de dos años de una larga lesión de cadera y para mí el hecho de entrenar y competir sin molestias ya es un logro», se sincera.

Igor Arnáez fue jugador del Amorebieta en la temporada 2012/13 y fue un fijo en ese ala izquierda. «Urritxe es un sitio en el que disfruté y es bonito volver», expone. «Llegué del Bilbao Athletic y aprendí a afrontar situaciones que no son tan cómodas», rememora acerca de su etapa allí. No obstante, el bilbaíno tiene otro modo de afrontar este tipo de citas. «No suelo motivarme en exceso contra mis exequipos. Si no, me estaría motivando casi cada partido», expresa entre risas. Y es que Arnáez ha formado parte de otros conjuntos del grupo como el propio filial rojiblanco y el Barakaldo. Ahora, en el Gernika, ha vuelto a demostrar su valía y ha partido de inicio la mayoría de veces que ha estado disponible.