Una tarde de contrastes

Un lance del choque de este sábado ante el Salamanca UDS. /Maika Salguero
Un lance del choque de este sábado ante el Salamanca UDS. / Maika Salguero

Los azules, «fastidiados» por la derrota ante el Salamanca, pero satisfechos «con el nivel de juego»

FERNANDO ROMEROAmorebieta

En apenas diez minutos, en dos lances aislados, el Amorebieta vio cómo se le ponía muy cuesta arriba el duelo del pasado sábado ante el Salamanca. Dos jugadas desafortunadas, dos errores propios que hicieron que Iñigo Vélez se revolviera en su área técnica echándose las manos a la cabeza. El primero, un desajuste a la hora de sacar el balón desde atrás, del que Uxio supo sacar provecho. El segundo, un córner sin aparente peligro en el que el delantero charro estuvo más rápido que nadie para colocar un 1-3 a la postre insalvable.

«Hemos caído derrotados en casa de una manera que podía haber sido evitable, son errores que hemos cometido y nos han salido muy caros», lamentaba el míster gasteiztarra al término del encuentro. «Son errores que no teníamos que cometer, acciones que se pueden solucionar de una manera mucho más sencilla de lo que hemos hecho. Son errores nuestros y que nos quitan tres puntos», insistía Vélez con gesto contrariado.

Sin embargo, a pesar de la derrota, el preparador de los azules quiso ver el lado positivo del encuentro, que lo tuvo. Durante la primera mitad, el Amorebieta fue claro dominador. La posesión, el juego, las ocasiones… El Salamanca buscó alguna contra, pero sin demasiado éxito ante un equipo que replegaba con rapidez. «Era el partido que sabíamos que iba a pasar y que habíamos trabajado», aseguraba Vélez. «El partido iba como queríamos que fuese. Estar en su área, vivir en su área… En la primera parte hemos estado bien. Hemos terminado 1-1, hemos fallado un penalti, no pasa nada. A nivel de juego, hemos entendido el partido, sabíamos lo que teníamos que hacer. Estamos fastidiados por el resultado», proseguía.

Inicios irregulares

Al final, y pese a su insistencia durante toda la segunda mitad, el Amorebieta acabó cediendo ante el conjunto Salmantino (2-3) y se queda con un solo punto en su casillero tras estas dos primeras jornadas, el obtenido muy meritoriamente en el Reino de León. Una situación muy similar a la de campañas atrás a estas alturas, con el campeonato recién iniciado y con absolutamente toda la temporada por delante.

El curso pasado, sin ir más lejos, las dos primeras jornadas no se sumó nada. Tampoco en la tercera. Hubo que esperar hasta la cuarta para que el casillero zornotzarra se moviera. Hace dos temporadas, la situación era idéntica a la actual. También un año antes. De hecho, exceptuando el año del ascenso a Segunda División B, en la temporada 2011/12, cuando se lograron seis puntos tras vencer a Burgos y -curiosamente- Salamanca, el resto de inicios del Amorebieta han sido irregulares.

La Liga es una carrera de resistencia en la que los azules no quieren marcarse más objetivos que el «ir partido a partido, centrándonos en el próximo rival y tratar de hacerlo lo mejor posible». Con calma y afinando las teclas semana tras semana. La próxima parada para los de Iñigo Vélez será el Ciudad de Tudela, donde les espera un Tudelano renovado y con 4 puntos en su haber tras imponerse en el estreno a Osasuna B en casa y empatar con el Arenas en Fadura.