Remen: «Para mí es un reto pasar de jugar de Tercera a Segunda B»

Remen atiende las instrucciones que le da Iñigo Vélez desde la banda. /F. Romero
Remen atiende las instrucciones que le da Iñigo Vélez desde la banda. / F. Romero

El 'benjamín' del vestuario zornotzarra disputó ante el Valladolid Promesas su primer choque como titular en la División de Bronce

FERNANDO ROMEROAmorebieta

Con sus veinte años, Unai Rementeria es el futbolista más joven de la primera plantilla del Amorebieta. Se incorporó este verano a la disciplina azul procedente del Portugalete, con el que se quedó a las puertas del ascenso a la División de Bronce. El centrocampista bilbaíno, un batallador nato pero también con buen manejo del balón, se va asentando poco a poco en la nueva categoría y también en el grupo. De hecho, el pasado sábado pudo estrenarse como titular en Segunda B ante el Valladolid Promesas, todo un reto. Ambicioso, aspira a «crecer» en el seno de un equipo en el que sabe que la exigencia es máxima.

- Tras un par de comparecencias testimoniales, el sábado por fin fue titular. ¿Qué sensaciones tuvo?

- Pues estoy muy contento, la verdad. Llevo ya tres semanas jugando, tras debutar ante el Osasuna B. Y el sábado cumplí mi primera titularidad. Así que muy contento, y también por la victoria del equipo.

- Lástima de ese gol que le anularon. Hubiera sido la guinda para su estreno en un once.

- Sí, es una pena. Orozko chocó contra el portero, yo llegué al rechace para empujar, pero el árbitro había pitado falta. Hubiera estado muy bien, pero no importa.

- El Valladolid Promesas fue un duro rival, al que sin embargo lograron anular en muchas fases, sobre todo en una gran primera mitad.

- Sí, en la primera parte tuvimos el control, jugando en su campo todo el tiempo, y es verdad que generamos ocasiones. En la segunda, al principio nos costó entrar un poco y generaron ellos peligro. Lugo a nosotros nos anularon dos goles y fallamos un penalti. Así que creo que al final el resultado fue justo.

- Ese partido fue un ejemplo muy claro de lo que les pide Iñigo Vélez sobre el césped.

- El míster nos pide que presionemos en campo contrario, que seamos un equipo muy ambicioso, que siempre vamos a ir a ganar. Para presionar los 90 minutos en campo contrario se necesita un gran despliegue físico y eso es lo que nos pide.

- Hablando de esfuerzo, antes de ser sustituido se le vio acusar el cansancio.

- Se me hizo un poco largo al final. Los últimos minutos me costó un poco. Al final, después de llevar tanto tiempo sin jugar de titular, notas el ritmo de competición.

- ¿Nota mucho cambio en el salto de Tercera a Segunda B?

- Se nota sobre todo en el ritmo. En cada categoría se juega más rápido, hay que correr más. Hay muchos jugadores que tienen mucha calidad. Pero sobre todo el ritmo, hay que meter una marcha más. Y que cualquier fallo te puede penalizar mucho.

- En el apartado particular, qué le pide Iñigo Vélez…

- Cuenta conmigo como pivote interior. Las veces que he salido, me pide presionar arriba, saltar al lateral a presionar... y luego, tener mucha llegada al área, tirar desmarques en ruptura a la espalda de los laterales.... Buscar sobre todo el área contraria.

- ¿Se marca algún tipo de reto u objetivo en esta su primera temporada en Segunda B?

- El único reto que me marco es sumar los máximos minutos posibles, y que valgan para aportar lo máximo al equipo. Cada vez que tenga una oportunidad, tratar de dar el máximo para que el equipo gane y haga bien las cosas. Quiero crecer en una categoría exigente. Para mí es un reto pasar de jugar de Tercera a Segunda B.

- Es el más joven del vestuario… ¿qué tal le han acogido en su nueva casa?

- Estoy acostumbrado a ser el más joven en los vestuarios. El equipo es muy humilde, con gente muy agradable… En ese aspecto estoy muy contento. Es un vestuario muy familiar. Hay muy buen rollo entre todos los jugadores. Al grupo le veo con ilusión de seguir haciendo las cosas bien. Creo que tenemos un buen equipo tanto deportivamente como a nivel humano para marcarnos objetivos que puedan ser ilusionantes. Llegar a los 45 puntos y luego ya se verá.

- Su próximo rival, de nuevo en Urritxe, será un Real Unión en horas bajas que necesita sumar su primera victoria…

- Tenemos que afrontar este partido como la semana pasada, con muchas ganas e ilusión por sumar otros tres puntos que nos vendrían de perlas. Da igual dónde esté uno en la clasificación porque, una vez que empieza el partido, eso ya no cuenta. Hay que jugar a máxima intensidad porque si no es complicado sumar los tres puntos si no das el cien por cien en cada partido.