Partido frenético en Urritxe que se salda con tablas

Partido frenético en Urritxe que se salda con tablas
Mireya López

Amorebieta y Gimnástica empatan en un duelo que mantuvo un gran suspense hasta el pitido final

PERU OLAZABAL Amorebieta

Tablas en un encuentro de máxima tensión entre dos conjuntos que se jugaban mucho y lo dejaron patente en el terreno de juego. El Amorebieta ejerció prácticamente todo el dominio en los primeros dos tercios del partido, lo intentó en varias ocasiones, pero no logró la primera diana hasta el minuto 68, por medio de Gorka Iturraspe. La Gimnástica de Torrelavega reaccionó tras el tanto de los locales y, nueve minutos después, consiguió el gol del empate. En el tramo final, pusieron contra las cuerdas a los zornotzarras con grandes opciones de peligro que pudieron decantar hacia su lado el enfrentamiento.

1 Amorebieta

Tena; Ibarbia, Simic, Luengo, Arregi, Seguín; Markel Lozano, Iker Bilbao (Mikel Álvaro, min. 57), Iturraspe (Mujika, min. 87); Soberón (Orozko, min. 80) y Tascón.

1 Gimnástica

Álex Ruiz; Fer, Ramiro, Cristian (Gio, min. 74), Camus, Fermín (Rozas, min. 89); Luis Alberto, Palazuelos, Alberto; Leandro y Nacho Rodríguez (Primo, min. 70).

ÁRBITRO.
Sergi Carrero Romera, del Comité catalán amonestó a los locales Iturraspe (min. 35), y Arregi (min. 47) y al visitante Ramiro (min.29)
INCIDENCIAS.
900 espectadores en Urritxe.
goles.
1-0, Gorka Iturraspe (min. 68); 1-1, Primo (min. 77)

Los azules ofrecieron un recital de intensidad en el arranque del choque y encerraron a los cántabros en campo propio, que únicamente se limitaban a defender su propia meta y no paraban de replegarse para evitar un gol tempranero. Mientras, el cuadro zornotzarra, durante el primer cuarto de hora, dispuso de varias ocasiones para poder estrenar el marcador. El primero en intentarlo fue Iker Bilbao en el minuto tres, con un disparo lejano que se le fue arriba sin crear apenas peligro. Dos minutos después, Arregi remató de cabeza un córner que se fue lamiendo la cepa del poste. La más clara en el primer tramo, sin embargo, la tuvo Iturraspe en el minuto doce, al que le cayó una pelota tras una tarascada en el área rival, remató y finalmente Álex Ruiz detuvo abajo sin excesivos problemas.

Los locales, con el transcurso del tiempo, fueron de más a menos y perdieron la garra con la que habían comenzado. Aún así, seguían siendo superiores a sus rivales y el balón permanecía más en campo contrario. La pelota se la repartían entre los vizcaínos y los cántabros sin crear ningún tipo de peligro y los únicos acercamientos a las áreas los protagonizó el Amorebieta a balón parado, sin gran éxito a la hora de ejecutar. La Gimnástica disfrutó de una solitaria acción relevante en toda la primera mitad, justo en el último minuto, cuando tras un fallo de Arregi en la salida de balón, Leandro trató de regatear a Oier Luengo, que era el último hombre, pero el control se le fue largo y pudo rechazarla el zaguero zornotzarra.

Tras la reanudación, el equipo de Pablo Lago mostró otra cara totalmente diferente. Durante los primeros diez minutos de la segunda mitad, fueron muy superiores y provocaron varios córners consecutivos que no supieron resolver con acierto. Sin embargo, la primera oportunidad que conllevó peligro tras el descanso, la protagonizaron los azules, con otro remate de cabeza, esta vez de Markel Lozano en el minuto 55, que también se fue a escasos centímetros del palo. Con esta jugada, parecía que los locales recuperaban la confianza y volvían a coger las riendas del encuentro.

La gran insistencia de los zornotzarras tuvo su premio en el minuto 68, cuando al fin pudieron romper las tablas. Mario Soberón rompía las líneas rivales en velocidad, intentó el remate, Romero taponó el disparo lanzándose al suelo, pero el rechace lo recogió en línea de fondo de nuevo el cántabro, que armó el centro e Iturraspe remató totalmente solo para abrir la lata en Urritxe.

A partir del primer tanto, la Gimnástica realizaba dos sustituciones para fijar un dibujo más ofensivo. El planteamiento le iba a funcionar a Pablo Lago, ya que en el minuto 77, Primo, que acababa de entrar al césped, hacía el gol del empate para los cántabros tras una falta lateral que acabó finalizando a placer con un testarazo. Después de esta última diana, los cántabros ejercieron gran parte del dominio en el tramo final. Los dos conjuntos sacaron todo su arsenal a relucir y buscaban el triunfo a cualquier precio, por lo que se vivieron unos minutos finales frenéticos, con las acciones más claras para la Gimnástica. En el 84, Rozas estuvo a punto de lograr el segundo para los suyos, con un disparo alto desde dentro del área. Ya cumplido el minuto 90, tras una estrepitosa salida de Tena, Rozas enviaba el disparo al lateral de la red sin nadie en la portería local. Esta última fue, la acción más clara para desempatar el partido, pero la desaprovechó el extremo cántabro.

 

Fotos

Vídeos