Mario Soberón y Oier Luengo, refuerzos del Amorebieta

El director deportivo del Amorebieta, Asier Goiria, junto a Oier Luengo./
El director deportivo del Amorebieta, Asier Goiria, junto a Oier Luengo.

El central llega cedido desde Lezama, mientras que el ariete recala desde el Racing

JAVIER BELTRÁN

Los movimientos no cesan en el seno de la SD Amorebieta. Si Aurtenetxe se fue en este mercado invernal a la Primera de Australia, Oli al CD Barco e Iñigo del Olmo también rescindía contrato, ahora regresa a Urritxe el hijo pródigo, Oier Luengo (Amorebieta-Etxano, 11-11-1997). El central llega a las filas zornotzarras en calidad de cedido por el Athletic, entidad con la que firmó el pasado verano por dos temporadas. Esta primera vuelta apenas ha disputado dos partidos y 160 minutos en el filial rojiblanco. Gaizka Garitano le empezó utilizando, pero se decidió por el tándem Vivian-Gorka Pérez para el eje de la zaga, con Murua o Sillero también como alternativas a su puesto. Aritz Solabarrieta tampoco ha contado con el joven defensa, que anhelaba más minutos y presencia.

Luengo, forjado en la cantera de los azules desde alevines, participó en 11 encuentros ligueros con el primer equipo de la SD Amorebieta en la campaña 2016-17, con ficha del regional. El pasado curso disputó 33 partidos, en los que materializó tres goles y fue un baluarte claro en compañía de Simic en una excelente campaña. Ahora, tras la gestión de su director deportivo, Asier Goiria, suple a Jon Aurtenetxe en el puesto como prestado de Lezama y de esta manera poder reivindicarse. Un equipo pilotado por Iñigo Vélez de Mendizabal que busca salir de la zona roja de la tabla.

La segunda de las incorporaciones a las filas zornotzarras anunciadas en este lunes es la de Mario Soberón, delantero que llega a Urritxe también en calidad de cedido hasta final de temporada desde el Racing de Santander, líder de este grupo 2 en el que también compite el Amorebieta. El canterano cántabro -ingresó el club racinguista a los diez años- ascendió a la primera plantilla verdiblanca el pasado verano tras haber anotado 16 goles el curso anterior con el filial. Con contrato profesional hasta 2021, esta temporada ha participado tan solo en cinco partidos ligueros durante esta primera vuelta recientemente finalizada.