Excesivo castigo para un buen Amorebieta

Excesivo castigo para un buen Amorebieta
Maika Salguero

El cuadro zornotzarra realizó un mal inicio de partido, que condicionó demasiado en el resultado final del choque

PERU OLAZABALAmorebieta

El Amorebieta sufre su primera derrota en la segunda vuelta frente al Logroñés en Urritxe. Los riojanos se adelantaron en la primera acción del partido por medio de un penalti y los azules tuvieron que remar en todo momento contra corriente. Las decisiones arbitrales fueron muy discutidas por el público de Urritxe tras una pena máxima no señalada a favor de los azules. Poco antes del descanso, ambos conjuntos lograron anotar. En la segunda mitad, el conjunto zornotzarra fue superior, pero no logró ninguna recompensa a pesar de disponer de varias ocasiones claras para firmar las tablas.

El encuentro no podía comenzar más cuesta arriba para los azules. Dos minutos después del pitido inicial, Luengo cometió un penalti que transformó Rayco de disparo ajustado a la derecha de la portería y engañando por completo a Tena, que se tiró hacia el otro lado. En los primeros minutos del choque, el conjunto dirigido por Íñigo Vélez se mostró flojo y descentrado. No había apenas muestra del juego de intensidad, fuerza y presión que caracteriza al Amorebieta. El Logroñés se aprovechaba de la debilidad de los locales y en el minuto 20, tras una falta de entendimiento entre Seguín y Tena, Ander Vitoria se hizo con el balón en el área y estuvo a punto de ampliar la ventaja, pero Arregi la sacó bajo palos.

1 Amorebieta

Tena; Zarrabeitia (Lluis Micaló, min, 70); Luengo, Simic, Arregi, Seguín; Lozano (Orozko, min. 83), Mikel Álvaro, Gorka Iturraspe (Iker Bilbao, min. 81); Mario Soberón y Andoni Tascón.

2 UD Logroñés

Miguel Martínez; Juan Iglesias, César Caneda, Bobadilla, Iñaki Sáenz; Rubén Martínez (Santos, min. 63), Andy, Carles Salvador, Rayco; Ander Vitoria (Oussama, min. 68) y Marcos de Sousa (Olaetxea, min. 81).

goles:
0-1, Rayco (min.2); 0-2 Marcos de Sousa (min. 41); 2-1 Iturraspe (min. 43)
árbitro:
Manuel Pozueta Rodríguez, del comité cántabro. Amonestó a los locales Íñigo Vélez (min. 33), Mario Soberón (min. 47) y a Mikel Álvaro (min. 76) y a los visitantes Bobadilla (min. 39), Ander Vitoria (min. 49), Rayco (min. 60)
incidencias.
700 espectadores en Urritxe.

El primer destello del cuadro zornotzarra no llegó hasta el minuto 27, cuando Tascón hizo una pared en el área con Soberón, logró enchufarla de volea el bilbaíno y Miguel Martínez salvó los muebles a su equipo con una soberbia parada. El sol y el calor, protagonistas en Urritxe, parecían hacer mella en los jugadores de ambos conjuntos en forma de fatiga. Sin embargo, el Amorebieta fue de menos a más, cogiendo confianza con el paso de los minutos. El último cuarto de hora del primer tiempo transcurrió en su mayoría en las proximidades del área de los rojiblancos.

Tampoco faltó polémica en el duelo, ya que en el minuto 33, Andy Rodríguez propinó un claro agarrón en el área que únicamente no vio el colegiado. Para más inri, en el minuto 41, Marcos de Sousa amplió la renta para los riojanos, tras recoger un balón suelto cerca del área pequeña que remató a placer para hacer el segundo gol de la tarde. Poco les iba a durar esta ventaja a los visitantes ya que, solo dos minutos después, Seguín centró un balón desde el lateral izquierdo del área que cabeceó fenomenal Iturraspe para preservar la esperanza de cara a la segunda parte.

La segunda mitad tuvo un comienzo muy espeso. El balón pasaba de un equipo a otro en el centro del campo, sin que ocurriera nada destacable. Sin embargo, la última media hora fue trepidante, con más dominio de los zornotzarras que trataban de igualar el marcador. La primera acción de peligro tras el descanso la protagonizó Andoni Tascón en el minuto 58, que pudo armar un disparo cruzado desde el costado derecho del interior del área, pero se le fue desviado a escasos centímetros. Cinco minutos después, los azules volvieron a la carga y Mikel Álvaro pudo firmar las tablas con un gran testarazo desde el área pequeña que obligó al arquero rival a realizar otra sensacional atajada. Prácticamente, en la siguiente jugada, Markel Lozano realizaba un disparo centrado y potente desde la frontal que volvió a bloquear Miguel Martínez. Sin embargo, la insistencia de los azules se vio frenada por la más que consolidada solidez defensiva del Logroñés y, sobre todo, por una soberbia actuación del portero riojano, que estuvo muy acertado.