Duelo clave para tomar distancia

Duelo clave para tomar distancia
Mireya López

El Amorebieta se juega tres puntos vitales frente al Vitoria, que está un puesto por debajo de los azules en la clasificación

PERU OLAZABALAmorebieta

El Amorebieta tiene por delante esta jornada un nuevo duelo directo por la permanencia. Los azules volvieron a la zona baja de la tabla tras su pasado empate frente a la Gimnástica de Torrelavega y ocupan la decimoséptima posición. Pues bien, ahora deberán visitar el feudo de quien les persigue justo por detrás, el Vitoria, que cuenta con cinco puntos menos que el cuadro zornotzarra. El choque tendrá lugar en Ellakuri, Llodio, a las cinco de la tarde de este sábado.

Los azules están de dulce. No han perdido en ninguno de sus últimos cinco duelos, firmando dos victorias frente al Bilbao Athletic (3-2) y al Tudelano (0-2) y tres empates ante el Calahorra (0-0), el Real Unión (1-1) y la Gimnástica de Torrelavega (1-1). En este último partido, «hicimos lo más complicado, que era abrir el marcador, pero una vez nos empataron, no estuvimos acertados», lamenta Íñigo Vélez. Aún así, es consciente de que el grupo atraviesa el mejor momento de la temporada y también ha querido ver la parte positiva del anterior envite: «Sacamos un punto y ya hemos trabajado de manera convencida para ganar al Vitoria».

Los de Urritxe, en este periodo que se han mantenido invictos, han acumulado siete tantos a favor y cuatro en contra. Estos registros son muy superiores a los del cómputo general de toda la campaña, ya que no llegan al gol por partido y conceden 1,42 dianas por encuentro. Parece que ahora los zornotzarras han encontrado el equilibrio entre la parte ofensiva y la parte defensiva. Vélez cree que el mayor progreso lo han dado atrás, aunque no se conforma con lo visto hasta ahora y pide más efectividad en ambos ámbitos, dado a que «en las pocas ocasiones que nos hacen, nos marcan goles», asevera. Asimismo, incide en que deben «crear más ocasiones claras» para así también incrementar el acierto de cara a puerta.

El filial del Eibar no está cuajando una buena temporada. Cinco puntos les separan de los azules y se encuentra en ese grupo de conjuntos que están más estancados en los últimos puestos de la clasificación, junto a Gimnástica y Cultural de Durango. Sin embargo, los azulgranas también atraviesan un momento álgido. En su última cita, cayeron derrotados frente al Racing de Santander por 4-0, un partido que Vélez asegura «no tener en cuenta». En los cuatro anteriores, cosecharon las tablas ante Arenas (0-0), Tudelano (1-1) e Izarra (1-1) y vencieron a la Gimnástica de Torrelavega por 2-0. Estos, según el míster, «son partidos parecidos al que vamos a tener nosotros».

El Vitoria «es un equipo que ofensivamente me gusta», destaca el técnico gazteiztzarra. No es para menos, ya que en su habitual 4-4-2 suele formar con Francesc Regis, ariete mallorquín de 22 años, que ya suma nueve tantos en esta competición. La portería, casi a ciencia cierta, la defenderá Jon Mikel Magunagoitia, arquero que hace menos de un mes era uno más en el conjunto de Íñigo Vélez. El filial eibarrés decidió rescindir la cesión del guardameta dado a su alto rendimiento y ahora el portero de 18 años se enfrentará a sus excompañeros de vestuario. El entrenador de los azules no analiza más allá de lo estricto a sus rivales, debido a que «lo que me importa y lo que valoro es mi equipo e intento sacar lo máximo de cada uno y colectivamente», asegura. De sus efectivos, no podrá contar con Mikel Martins ni Mikel Murgoitio por lesión, ni con Gorka Iturraspe por acumulación de tarjetas.

Este enfrentamiento «toma más importancia de cara a la clasificación», expresa Vélez, aunque a estas alturas «independientemente de quién sea el rival, tenemos claro que debemos sumar», apunta. El resultado del próximo choque determinará, en gran medida, las posibilidades de un equipo y otro de cara a la permanencia. En el encuentro de ida, los azules se impusieron por 2-1 con goles de Tascón y Ortega. Ahora deben hacer lo propio para establecer una distancia holgada con los clubes de abajo e intentar salir de nuevo de la zona de descenso, con el permiso del Gernika, el Izarra y el Tudelano, que actualmente están a tiro.