Una derrota de bronce

Una derrota de bronce
Mireya López

A pesar de caer frente al Barakaldo, los azules han certificado de forma matemática su continuidad por novena temporada consecutiva en la categoría

PERU OLAZABALAmorebieta

Ahora ya sí. Con la calculadora en la mano el Amorebieta puede afirmar que ya ha cumplido con el objetivo que se marcó a principio de la actual temporada. El cuadro zornotzarra militará el próximo año en Segunda B de nuevo, y será la novena campaña consecutiva, tras evitar matemáticamente cualquier opción de verse inmerso en la pelea por eludir el descenso. Antes de disputarse la última jornada, solo cabía la remota posibilidad de ocupar la posición del play-out, al permanecer a nueve puntos del Real Unión con el golaverage perdido a falta de tres encuentros. Los azules perdieron y los irundarras ganaron, pero el Arenas cayó por 1-3 ante el Logroñés y ya están seis puntos por debajo de los de Urritxe, con el golaverage particular perdido. Con lo cual, a pesar de la derrota, los pupilos de Íñigo Vélez ya pueden celebrar que han superado su meta.

Los azules sufieron una dolorosa derrota en Lasesarre. El Barakaldo fue capaz de remontar un encuentro que en la primera mitad parecía totalmente controlado por el cuadro zornotzarra. «Me voy jodido y hundido porque lo teníamos encarrilado en la primera parte», declaró tras el partido Íñigo Vélez. Llegaron al descanso con un resultado favorable de 0-2, pero los fabriles, con el apoyo de su público, fueron capaces de firmar las tablas en el minuto 71. Acto seguido, el Amorebieta se volvió a poner por delante con un tanto de Mario Soberón. Lo peor todavía estaba por llegar. En el último tramo del choque, los gualdinegros marcaron dos dianas para decantar el encuentro a su favor y certificar su clasificación para el play-off de ascenso. Vélez, a pesar de la rabia que le causó el hecho de perder los puntos de esta manera, reconoció que no estaba preocupado por el resultado, ya que «el equipo ha metido tres goles en Lasesarre y ha hecho uno primeros 45 minutos muy buenos».

De este modo, el conjunto zornotzarra encajó su segunda derrota en la segunda vuelta y la única a domicilio en este periodo. Los azules encadenaban ocho encuentros consecutivos sin perder como visitantes hasta la fecha. La anterior ocasión en la que cayeron lejos de Urritxe se remonta al 22 de diciembre del año pasado, frente al Langreo, precisamente su próximo rival. Aun así, el Amorebieta se mantiene como el tercer mejor equipo de la segunda vuelta y, sobre todo, continúa en una posición que le otorga una plaza para la Copa del Rey. Al torneo copero se clasifican los siete primeros de cada grupo de la categoría de bronce excepto los filiales.

Por el momento, los azules son décimos y están por detrás de Oviedo B, Bilbao Athletic y Sporting de Gijón B, por lo que ocupan la última posición que concede un billete a esta competición. Sin embargo, no cabe la relajación si desean participar en la Copa del Rey el próximo curso, ya que la tabla está muy apretada. El Calahorra pisa los tales a los azules y el Tudelano está a tres puntos. «El equipo está enchufado y tiene la ilusión de acabar en Copa», concluyó el míster en rueda de prensa el pasado domingo.