Derbi clave por la permanencia

Derbi clave por la permanencia
Maika Salguero

Urritxe acoge un interesante derbi en el que forales y zornotzarras buscan distanciarse de la zona baja de la tabla

PERU OLAZABAL/FERNANDO ROMERO

Urritxe será el escenario de un más que atractivo derbi que llega marcado por la imperiosa necesidad de sumar que tienen sus dos contendientes. Amorebieta y Gernika comparecerán sobre el verde a las 16:30 horas con una misma aspiración, la de lograr la victoria para poder alejarse algo más de los puestos de descenso. Solo dos puntos separan a azules y blanquinegros. Los de Iñigo Vélez suman 29, mientras que los de Urtzi Arrondo tienen 27, fuera de peligro pero empatado con Tudelano, que ocupa el puesto de play-out, e Izarra, en la zona roja.

Lograr el triunfo en este derbi, que a buen seguro hará que Urritxe presente un gran ambiente, serviría, además de para poner tierra de por medio con el furgón de cola, para engancharse a los equipos que les preceden en la tabla, un hecho en el que el técnico de los forales, Urtzi Arrondo, insiste una y otra vez. «Cada vez están más cerca. Hay que ser constantes, seguir sumando como hasta ahora e insistir en ello. Hay equipos que vemos que están perdiendo partidos y pueden caer. Hay que confiar», señala el de Beasain

No hay que olvidar tampoco que en el choque de la primera vuelta en Urbieta, Gernika y Amorebieta empataron a un gol, por lo que el golaverage particular también está en juego. Un duelo que puede valer 4 puntos. «Hay muchas cosas en juego. El empate del otro día nos privó de alcanzarles. Ganarles nos colocaría por encima, y cogerles el average. Ellos igual, nos meterían cinco puntos más average», relata Arrondo.

«Es un partido importante para nosotros, más si cabe por la clasificación y por la dinámica que llevamos los dos equipos», declara Íñigo Vélez. Amorebieta y Gernika son, en estos momentos, los dos mejores equipos vizcaínos en la competición, con rachas prácticamente idénticas. En ambos casos, enlazan siete encuentros consecutivos sin conocer la derrota. En el caso de los zornotzarras, con tres triunfos y cuatro empates, para un total de 13 puntos. Para los de la Villa Foral, el bagaje es de dos triunfos y cinco encuentros finiquitados con tablas. Dos puntos menos que su rival de este sábado. Justo los que les separan en la tabla. «Será un partido muy difícil, muy intenso, por ser un derbi y por la situación en la clasificación», reitera el técnico de los azules. «Espero un choque muy disputado entre dos equipos que están en buenas dinamicas. A ver quién se lo lleva», lanza Arrondo.

El clavo al que se deben sujetar los zornotzarras es, según el técnico gasteiztarra, «sacar todas nuestras armas, estar los 90 minutos a tope, olvidarnos del resultado y trabajar sin ningún minuto de descanso». Además, el factor campo puede ser decisivo en el choque. El Gernika es el segundo peor visitante del grupo, aunque ha mejorado su números y, sobre todo, su rendimiento lejos de su campo. «Defensivamente, estamos recibiendo menos. Fuera de casa estamos mejor, puntuando en los últimos cuatro partidos. Vamos a Urritxe a intentar ganar. Y si no se puede ganar, empatar», declara el míster foral.

Para el Amorebieta también es una asignatura pendiente sumar puntos en casa. «Sacamos más puntos fuera que en Urritxe, pero hago una buena lectura de esto, en el sentido de que a los jugadores les da igual el escenario y el rival, siempre salimos a ganar», sentencia Vélez.

Mikel Martins y Murgoitio continúan lesionados, y se incluye también en esta lista Orbegozo, que el lunes sufrió un percance en la rodilla y está pendiente de pruebas. Tascón regresa tras sanción a la punta de ataque azul, para tomar parte en un choque en el que «todos se conocen y es muy bonito para ellos», define Vélez. Este derbi cobra especial relevancia ya a que se enfrentan «dos equipos que se nutren de jugadores de la casa y alrededores».

En las filas del Gernika, la única ausencia reseñable es la de Ander Larruzea, que se lesionó en el choque ante el Tudelano y aún deberá permanecer al menos una semana más fuera de los terrenos de juego. Volverán a ser de la partida, tras cumplir sus respectivas sanciones, Gorka Larruzea y el capitán Lander Torrealdai.