«Lo aprendido el pasado año pareció casi un máster», afirma Goiria (Amorebieta)

Asier Goiria atiende una llamada en las oficinas del club en Urritxe. /Maika Salguero
Asier Goiria atiende una llamada en las oficinas del club en Urritxe. / Maika Salguero

El director deportivo, en su segunda campaña en el cargo, analiza la situación deportiva del equipo y el derbi en Gernika del próximo viernes

FRAN LÓPEZAmorebieta

Fue delantero de Bilbao Athletic, Gernika, Burgos, Eibar, Numancia, Cartagena, Girona, Mirandés, Amorebieta y Getxo, y conoció las mieles de jugar incluso 32 partidos en Primera División. Asier Goiria (Amorebieta, 38 años) dejó la práctica del fútbol en mayo del pasado año. Entonces regresó al equipo de su pueblo para trabajar en los despachos como director deportivo. La campaña anterior fue muy complicada, entre otras cuestiones, por los problemas de impagos del club. Ahora, en su segunda temporada en el cargo, nos recibe para esta entrevista poco antes de entrar en una de las reuniones que traen consigo su puesto.

–Han transcurrido siete jornadas de Liga. ¿Cómo ve al equipo?

–Tuvimos un arranque liguero complicado, con tres derrotas, pero luego supimos darle la vuelta. Esta última jornada (en Urritxe, ante el Leioa, 1-3) ha sido al revés, nos pusimos por delante, pero al final son puntos que se te van en casa. Pero veo al equipo cada vez más sólido y esperamos darle continuidad a esa solidez para que lleguen más puntos.

–Esta temporada han conformado una plantilla muy joven, con gente como Andoni Tascón, que se está acoplando muy rápido a la categoría...

–Sí, es cierto. Después de los filiales somos de los equipos más jóvenes, al menos en las alineaciones. Pero se están adaptando bien, poco a poco están haciendo bien las cosas y gente como Andoni está dando mucho. Esperamos que el resto de jóvenes también se sumen.

–Tascón llegó cedido por el Athletic. ¿Cómo son las relaciones con el club rojiblanco?

–Siempre son buenas, no pueden ser mejores con la Junta Directiva actual. En ese sentido estamos muy contentos.

– ¿Las dificultades económicas del club han hecho que fuera más díficil confeccionar la plantilla este año?

–Quieras o no, es una dificultad. Cuesta un poco, pero al final es tu trabajo y te tienes que adaptar a las circunstancias. Por ese lado, estoy tranquilo, hemos intentado hacer un buen trabajo, lo mejor posible, y espero que al final se den los resultados.

–Ésta es su segunda temporada como director deportivo del club. Supongo que la experiencia de la pasada campaña habrá hecho más fácil la actual, ¿verdad?

–Sí que sirve. Fue un año complicado, pasó de todo y, al final, esas situaciones adversas te hacen madurar más rápido y ver cómo funcionan las cosas. En ese sentido, casi pareció un máster, se puede decir, pero muy contento con el trabajo realizado.

–Al hablar de un director deportivo, se nos viene la imagen de alguien con muchas llamadas, reuniones, casi estresante...

–Hay momentos para todo. Los hay estresantes y otros en los que puedes disfrutar más, sobre todo cuando se ganan los partidos. Estás todo el día enganchado al teléfono. Tampoco diría estresante, seguro que hay trabajos más estresantes y agobiantes que el mío. La gente se queda con la época de verano y el mercado de invierno en enero, pero llevar en lo deportivo un club es mucho más. Hay un vestuario de 22 jugadores y hay que saber gestionarlo para que todos aporten su rendimiento y estén lo más a gusto posible. Tanto el cuerpo técnico como a mí nos gusta trabajar desde el buen rollo y el positivismo.

–Otro debutante en la categoría es el entrenador Iñigo Vélez.

–Le veo bien, se está adaptando a la Segunda B como todo el mundo. Está trabajando bien y estoy muy contento.

–Hace año y medio usted todavía era todavía futbolista. ¿Tiene todavía ese gusanillo o ya se ha pasado ese momento?

–Cuando ves al equipo jugar tienes esa envidia, pero tampoco tanto. Ahora más cómodo no se está. Cuando jugabas sólo estabas centrado en jugar, en divertirte y pasarlo bien. Ahora tienes alguna que otra preocupación más.

–Vistió la camiseta, entre otros equipos, del Gernika, allá en la temporada 2001-2002. ¿Qué recuerda de aquella etapa?

–Pasé uno de mis mejores años de mi vida, estuve allí cedido por el Bilbao Athletic. Era un gran vestuario y, aunque deportivamente tuve algunos problemas físicos que no me dejaron jugar todo lo que hubiese querido, conservo muchos amigos de aquella época. Eso es lo que intento transmitir a jugadores como Tascón, que al final tener esa experiencia fuera de Lezama es positiva para madurar tanto como persona como en lo futbolístico. Le va a venir bien, a mí me vino bien y tengo un recuerdo muy bueno.

–¿Qué partido espera este viernes en Urbieta?

–Pues como todos los derbis vizcaínos será complicado. Hay que ir con todo, a pelear y con toda la intensidad del mundo para que el viernes tengamos los tres puntos aquí.

 

Fotos

Vídeos