El Amorebieta, en su mejor momento

Un lance del choque ante el Calahorra en Urritxe. /Pedro Urresti
Un lance del choque ante el Calahorra en Urritxe. / Pedro Urresti

Los azules han conseguido ocho de los últimos doce puntos posibles, que les sirven para salir del descenso

PERU OLAZABALAmorebieta

Corren buenos tiempos en Amorebieta. Los azules están más aliviados tras salir del descenso después de la pasada victoria a domicilio frente al Tudelano por 0-2. Los tantos de Iker Seguín e Iker Bilbao y, sobre todo, la labor defensiva de los zornotzarras les sirvieron para volver a sumar tres puntos y confirmar que atraviesan su mejor momento de la presente campaña. «Hemos hecho un gran partido y hemos sacado tres puntos de un campo difícil y contra un rival complicado», comentó Íñigo Vélez tras el encuentro. A pesar de salir de los puestos bajos de la tabla, el técnico de los azules pedía «tranquilidad porque todavía quedan muchas jornadas» y afirma que no mira a la clasificación por el momento, sino que se centra únicamente en la próxima cita, ante la Gimnástica de Torrelavega en Urritxe.

La victoria ante los navarros confirma que «el equipo está en una dinámica muy buena», tal y como manifestó el míster. «Los resultados llegan porque la gente sabe qué hacer en todo momento, sabe qué equipo tiene que ser sin balón y es lo que están demostrando jornada a jornada», explicó posteriormente. Los registros no dejan lugar a dudas, acumulan cuatro partidos consecutivos sin perder: dos empates, contra el Calahorra (0-0) y el Real Unión (1-1) y en sus dos últimos encuentros han salido victoriosos, frente al Bilbao Athletic (3-2) y al Tudelano ahora (2-0). Además, son el octavo mejor equipo de 2019 del grupo, con ocho puntos en cinco duelos –perdieron contra el Sporting de Gijón B por 0-1- empatados en esa clasificación con Mirandés y con sus últimos rivales, precisamente.

Hasta el momento, únicamente habían permanecido tres duelos sin conocer la derrota, desde la jornada cuatro hasta la seis, cuando se enfrentó al Tudelano en Urritxe (1-1) y más tarde, a la Gimnástica de Torrelavega (1-2) y al Vitoria (2-1), próximos rivales de los azules. Ahora, su objetivo es romper otra estadística, la de intentar conseguir el triunfo en tres encuentros consecutivos, algo que no se ha dado hasta el momento.

La clave de esta buena dinámica para Íñigo Vélez es, entre otras, la solidez defensiva que está mostrando el grupo. «Los centrales están a un nivel altísimo», incidió. La salida de Jon Aurtenetxe ha sido remplazada con la vuelta de Oier Luengo, que está respondiendo de forma muy eficaz a las exigencias. Otro recién incorporado como es Markel Lozano demostró que puede desempeñar como central ante el Bilbao Athletic, aunque él sea mediocentro defensivo y ahora pueda resultar más útil en esa faceta tras la lesión de Martins. Asimismo, el último fichaje, Lluís Micalo, que se cayó de la última convocatoria por gripe, también tratará de ganarse un sitio en esa zaga que tantos quebraderos le dio a Vélez a principio de temporada, pero que ahora está funcionando a la perfección, algo imprescindible para el míster: «Tenemos que encajar pocos goles, es clave para alcanzar los objetivos».

Los azules ahora tienen por delante dos choques frente a rivales directos. El próximo sábado recibirán a la Gimnástica de Torrelavega en Urritxe a las 16:30 horas. Los cántabros son penúltimos y se encuentran a seis puntos de los vizcaínos. El siguiente fin de semana tendrán que visitar al Vitoria, que es antepenúltimo, distanciados por cuatro puntos de los zornotzarras en la tabla.