Aitor Larrazabal, en la agenda de Hércules y Burgos

Larrazabal podría volver a sentarse en un banquillo en breve./Maika Salguero
Larrazabal podría volver a sentarse en un banquillo en breve. / Maika Salguero

El extécnico del Barakaldo suena para ambos equipos, que no han comenzado bien la temporada pese a aspirar al ascenso a Segunda

JAVIER BELTRÁN

La derrota 0-1 el domingo en El Plantío por parte del Burgos ante el Calahorra ha encendido todas las alarmas en la capital castellana. Sus únicos tres puntos les sitúan en el puesto 16, lo que se antoja insuficiente para la cúpula argentina que comanda el club burgalés. Es por ello que su entrenador, Fernando Estévez, está en entredicho. Entre los posibles candidatos al relevo aparece Aitor Larrazabal, que también suena para el Hércules, donde fue cesado ya en esta cuarta jornada su técnico, Lluis Planagumà. El que fuera capitán del Athletic aguarda destino desde que en verano dejara el banquillo del Barakaldo tras caer en el play-off de ascenso precisamente ante el conjunto alicantino.

Con pasado en el Gatika, Lemona, en la dirección deportiva del Athletic, en el Marbella y la SD Amorebieta, donde mantuvo el tipo con holgura, antes de completar dos más que notables campañas en Barakaldo -con playoff de ascenso incluido-, está ahora bien situado en la agenda del conjunto burgalés, cuyo técnico tendría un margen de dos partidos para enderezar la situación. De hecho, su director deportivo, César Traversone, ya abandonaba su puesto hace unos días al ser destituido.

En cuanto al Hércules, que también ha mostrado interés por Pedro Munitis, Larrazabal ya pudo ocupar su banquillo en verano, pero finalmente por la renovación del ahora destituido Luis Planagumá. También el Córdoba, recién descendido a Segunda B, barajó hacerse con sus servicios pero se decantó por Martín Monreal. Otra candidatura finalmente fallida fue la del Mirandés. La marcha de Borja Jiménez al Asteras Trípoli de la Primera División de Grecia una vez conseguido el ascenso a Segunda parecía que dejaba su plaza libre para el exjugador del Athletic. Sin embargo, el elegido fue Andoni Iraola.

Desde entonces, el que fuera lateral izquierdo del Athletic aguarda un destino sin prisa, tranquilo, viendo fútbol y colaborando con medios de comunicación. Quiere elegir bien el destino. Le seduce el salto a Segunda, aunque sin obsesionarse. Tanto Burgos como Hércules aspiran al ascenso pese a su irregular arranque de campaña. A sus 48 años, metódico en su profesión como lo corroboraba su precisión al lanzar penaltis como león, descartó el curso pasado la opción de irse a Turquía a entrenar y este verano tampoco ha contemplado marchar a alguna liga extranjera que le ha sondeado.