F.C. Barcelona

Rosell niega cualquier irregularidad en el transplante de Abidal

Sandro Rosell, en una foto de archivo/AFP
Sandro Rosell, en una foto de archivo / AFP

El expresidente del Barcelona, encarcelado en Soto del Real, considera que se han sacado conclusiones erroneas de una «filtración interesada»

EFEBarcelona

Sandro Rosell, expresidente del Barcelona, negó «rotundamente» este sábado las conclusiones obtenidas «de la interesada filtración de una conversación telefónica» relacionada con el trasplante de hígado de Eric Abidal, proceso en el que asegura «no haber intervenido en modo alguno».

Mediante un comunicado firmado en Soto del Real, en cuya cárcel está recluido, Rosell asegura, en relación al trasplante del exjugador del Barcelona, que fue «un ejemplo de la calidad excepcional de la medicina en nuestro país». «Hasta donde yo puedo acreditar tanto las autoridades administrativas como las médicas, como el Fútbol Club Barcelona, tuvieron una conducta impecable e intachable», afira el exdirigente barcelonista.

Rosell considera que se está «sacando de contexto una conversación telefónica» en la que se trata de atribuirle «afirmaciones» que no dijo y considera que su interlocutor en aquella conversación «no tenía ni los datos, ni la intención que se pretende dar». «La vida que se salvó, debe de entenderse en su acepción deportiva, y ello referido al generoso gesto que tuvo el FC Barcelona en unos momentos muy difíciles para el exjugador», opina.

Sorprendido con la filtración

«La filtración de una conversación telefónica privada, que nada tiene que ver con los hechos por los que estoy siendo investigado y por los que permanezco en prisión preventiva desde hace más de un año, y que pertenecen a una pieza separada secreta que ha sido además archivada, ponen una vez más de manifiesto la absoluta falta de escrúpulos de la persona o estamentos de quien la haya filtrado», asegura Rosell en su comunicado.

En este sentido, el expresidente del Barcelona recuerda que solo la Audiencia Nacional, la fiscalía o los cuerpos policiales tuvieron acceso a ella, y que esta práctica supone «la comisión de un delito». Rosell aseguró que se trata de «filtraciones interesadas» lanzadas con el objeto de «desviar la atención y añadir elementos de confusión» hacia su persona, así como «para contaminar cuando no quedan argumentos de peso» para su mantenimiento en prisión provisional.

«Convertir una historia de éxito en una noticia deleznable, es fruto de filtraciones interesadas, y extemporáneas que sólo quien las provoca sabe bien qué pretenden», añade el comunicado firmado por Sandro Rosell.

Se refiere el expresidente a una información publicada el pasado miércoles por «El Confidencial» en la que se desveló que en las escuchas policiales a las que fue sometido Sandro Rosell en el marco de la investigación sobre blanqueo, se le oía hablar con un tal «Juanjo» que comentaba con el expresidente azulgrana que le «compraron un hígado ilegal» a Abidal, cuando éste recayó del cáncer, para que le fuera trasplantado en abril de 2012.

Una foto para acallar la polémica

Abidal fue sometido el 10 de abril de 2012 a un trasplante de hígado de un donante vivo, que desde el primer momento el club y el jugador aseguraron que se trataba de su primo, en el Hospital Clínic de Barcelona.

Tanto el club azulgrana como el exjugador barcelonista Eric Abidal, ahora secretario técnico, han lamentado «profundamente el poco rigor» en la difusión de «informaciones relativas a un tema tan sensible» y en el caso de Abidal mostró una imagen en instagram junto a su primo, tras el trasplante de hígado que se llevó a cabo en el 2012, él como receptor y su familiar como donante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos