Jornada 37

El Valladolid celebra su permanencia en Vallecas

La victoria ante el Rayo y la derrota del Girona frente al Levante en Montilivi deja a los pucelanos una temporada más en Primera

EFEMadrid/Valladolid

El Valladolid, con goles de Enes Unal y Sergi Guardiola, celebró la permanencia en Primera con una victoria en Vallecas frente al Rayo que unida a la derrota del Girona con el Levante le permite seguir en la máxima categoría.

La trascendencia del partido para el Valladolid hizo que la afición castellana se desplazara en masa a Vallecas. Ocho autobuses subvencionados por el club y unos seiscientos aficionados estuvieron en las gradas del estadio dando color a la tarde primaveral.

1 Rayo Vallecano

Dimitrievski; Tito (Javi Guerra, m.65), Abdoulaye, Catena (Comesaña, m.86), Alex Moreno (Trejo, m.75); Bebé, Pozo, Uche Agbo, Medrán, Álvaro García; y Raúl de Tomás.

2 Valladolid

Masip; Moyano, Kiko Olivas, Calero, Nacho; Oscar Plano, Míchel, Alcáraz, Waldo (Antoñito, m.61); Enes Unal (Duje Cop, m.90) y Sergi Guardiola (Joaquín, m.82).

Goles
0-1, M.6: Enes Unal, de penalti. 1-1, M.73: Medrán. 1-2, M.80: Sergi Guardiola.
Árbitro
Sánchez Martínez (Comité murciano). Amonestó a Alex Moreno (m.69), Pozo (76), del Rayo Vallecano; y a Olivas (77) y Calero (85), del Valladolid.
Incidencias
partido correspondiente a la jornada 37 de la Liga Santander, disputado en el estadio de Vallecas ante 10.040 espectadores, 600 de ellos procedentes de Valladolid.

A los seis minutos se llevaron una buena alegría cuando Abdoulaye derribó dentro del área a Sergi Guardiola y el árbitro decretó penalti. Enes Unal, con un disparo a la izquierda de Dimitrievski, no falló desde los once metros.

El gol fue el reflejo de la diferencia de intensidad de los dos equipos, puesto que el Rayo, resignado al descenso, se tomó el partido como un trámite.

Su técnico, Paco Jémez, presentó un once de garantías pero en el que introdujo cambios y dio la alternativa en el centro de la zaga a Alejandro Catena, que debutó en Primera en este partido tras llegar en el mercado de invierno procedente del Reus.

Aún así, pese a que el Rayo no estuvo muy fino en su juego en la primera mitad, tuvo tres ocasiones muy claras para marcar. Una con un disparo de Raúl de Tomás que se marchó alto, otra con un remate de Álvaro García que, cuando estaba solo en el segundo palo, golpeó mal y la tiró fuera, y la última con un cabezazo de Catena que se marchó rozando un poste.

En la segunda parte, el Valladolid intentó contener el resultado y esa táctica no le benefició porque el Rayo dio un paso hacía adelante y comenzó a poner en muchos problemas a la zaga visitante.

Los dos mediocentros del Valladolid, Míchel y Rubén Alcaraz, fueron neutralizados en su juego por la fuerza de Uche Agbo y la imaginación que puso Álvaro Medrán, que marcó el tanto del empate a los 73 minutos con un cabezazo en el área tras un centro desde la izquierda.

Justo antes, Pozo ya había avisado también de las intenciones del Rayo con un disparo a bocajarro que Masip salvó acertando el remate del mediapunta franjirrojo dentro del área.

La alegría le duró muy poco al Rayo porque el Valladolid, a falta de diez minutos, volvió a marcar por medio de Sergi Guardiola, que realizó una jugada individual dejando en el suelo a Abdoulaye Ba y cruzó su disparo raso al segundo palo.

En los instantes finales, el Valladolid tuvo la sentencia con un disparo de Oscar Plano que paró Dimitrievski y que volvió a reactivar a un Rayo que terminó volcado en el área de su rival.

Con el pitido final la alegría se desató entre los jugadores del Valladolid, que comenzaron a abrazarse sobre el césped y a celebrar su permanencia en Primera.