Jornada 3

Liderato con remontada épica

Thomas Partey, disparando en el 3-2 definitivo./EFE
Thomas Partey, disparando en el 3-2 definitivo. / EFE

Vitolo y Thomas , que dio la victoria al Atlético en el minuto 90 tras un 0-2, propiciaron el sufrido triunfo en el Metropolitano

JONAY ANTÓNMadrid

Tarde de sustos y delirios en el Wanda Metropolitano, con remontada épica del Atlético de Madrid para alcanzar el liderato en solitario después de dos años, diez meses y 16 días.. El Atlético aspiraba al primer puesto de la Liga en un partido que parecía fácil, pero el Eibar quiso acabar con la fiesta en un primer tiempo sensacional de los armeros. Sin embargo, los cambios de Diego Pablo Simeone y la buena actitud de los revulsivos en la segunda mitad hicieron que el Atlético consiguiera una victoria de esfuerzo y sudor.

Nublado como el día. Así salió el Atlético al Metropolitano. Y lo pagó caro. El primer aviso llegó de las botas del japonés Takashi Inui, que disputó sus primeros minutos en su segunda etapa en el equipo armero. El conjunto colchonero no hacía acto de presencia en el encuentro y la banda izquierda empezó a ser un coladero. Pedro León y Fabián Orellana volvieron loco a Renan Lodi, que a nivel defensivo no muestra una gran seguridad, al menos por el momento. A los cinco minutos, un centro del chileno fue aprovechado por Charles, que cabeceó a placer tras no ser marcado por Mario Hermoso. Dos protagonistas que hace una semana nadie pensaba que iban a jugar. El primero se encontró con la titularidad tras la sorprendente ausencia de Sergi Enrich en la convocatoria. Y el segundo fue partícipe del once inicial por la baja de última hora de Stefan Savic.

Situación inusual en el templo rojiblanco, donde rara vez se ve que el Atlético esté por detrás en el marcador. Más inédito fue cuando en el ecuador de la primera mitad el electrónico marcaba un 0-2, gracias a un tanto de Anaitz Arbilla con un potente disparo desde fuera del área tras recibir un balón mal despejado por Hermoso. Sin duda, fue una tarde negra para el central formado en las categorías inferiores del Real Madrid.

3 Atlético de Madrid

Oblak; Trippier, Giménez, Hermoso, Lodi; Marcos Llorente (Vitolo, m. 46), Koke, Saúl; Lemar (Riquelme, m.77); Joao Félix (Thomas, m.83) y Diego Costa.

2 Eibar

Dmitrovic; Tejero, Sergio Álvarez (Paulo Oliveira, m. 54), Ramis, Arbilla; Edu Expósito, Diop; Pedro León (Correa, m.85), Orellana, Inui; y Charles (Kike García, m. 63).

goles
0-1, min. 7: Charles. 0-2, min. 19: Arbilla. 1-2, min. 27: Joao Félix. 2-2, min. 53: Vitolo. 3-2, min. 90: Thomas.
árbitro
Jaime Latre (Aragonés). Tarjetas amarillas a Inui, Orellana y Dmtrovic.
incidencias
Partido correspondiente a la 3ª jornada de Liga, disputado en el Wanda Metropolitano. 56.664 espectadores.

Cuando todo parecía una situación de dudas e inseguridades, apareció 'la bestia' en su retorno. Diego Costa volvía a jugar un partido de liga y se echó al equipo a las espaldas en la zona ofensiva. Una galopada de 'la pantera', adornada de una velocidad endiablada, tumbó al defensa Sergio Álvarez. Asimismo, el delantero sacó el pase de la muerte y Joao Félix remataba a placer para hacer su primer gol en partido oficial con la elástica rojiblanca. Una conexión, que con permiso de Álvaro Morata, ausente por lesión, espera enamorar a la afición del Metropolitano.

En la recta final de los primeros cuarenta y cinco minutos, el encuentro entró en una dinámica de juego tosco y bronco, con muchas acciones de choque, aunque sin violencia. El duelo que mejor resume esta fase del partido es el que mantuvieron Hermoso y Charles, lleno de intensidad y cargado de chispas. Un Atlético que se despedía al descanso con un Joao Félix que intentaba crear magia y con Vitolo calentando en la banda, ante un Thomas Lemar que sigue siendo titular pero que anda perdido como nadie por el campo.

'Vitoleados' hacia la victoria

Pero el francés no fue la pieza de cambio. Diego Pablo Simeone quitó del campo a Marcos Llorente y metió a Vitolo, el héroe que rompió la maldición de Butarque. Con un nuevo dibujo táctico, el Atlético mejoró y apareció el mismo protagonista que en Leganés. Vitolo aprovechó una gran asistencia de Lodi, que si en defensa flaquea, en ataque es combustible puro. Otro tanto del canario que ponía el empate, la emoción y que a su vez, asustaba a un Eibar que aunque no perdía la compostura, la gasolina la iba perdiendo con el paso de los minutos.

Tras el empate, el Atlético entró en un estado de vacío de creación. Koke y Saúl, que parecen intocables, no carburaban las jugadas y Joao Félix no podía entrar en escena a pesar de que lo intentaba. El único que quería hacer algo diferente era Vitolo, que estaba siendo un puñal por las dos bandas gracias a su polivalencia y potencia. Mientras, el Eibar intentaba hacer daño por la banda de Lodi pero Pedro León y Orellana no tenían la misma energía que en el primer tiempo.

Tuvo que aparecer un chaval de la cantera para cambiar el panorama. Otra carrera de Lodi por el flanco izquierdo y su centro casi fue aprovechado por Rodrigo Riquelme, cuando tan solo llevaba 20 segundos sobre el terreno de juego. Con su desparpajo y actitud, revolucionó el último tramo del partido, intentando todo lo posible para llevar a su equipo no solo a por la victoria, también a por el liderato.

El grande quiso comerse al pequeño, como suele ser habitual. El Eibar, totalmente embotellado, capitaneados por el veterano Iván Ramis, aguantaba las embestidas rojiblancas. Pero una gran triangulación iba acabar con la resistencia armera. Una pared entre Saúl y Diego Costa era aprovechada por Thomas Partey, que jugando cerca del área es completamente otro jugador. Además, el ghanés inició la jugada de manera soberbia. Por cierto, es el gol 100 del Atlético en el Wanda. La afición colchonera entro en delirio y fue una olla a presión hasta el pitido final. El Atlético rompió otra maldición en menos de una semana. Ahora, conseguía por fin vencer al Eibar como local desde que el club rojiblanco juega en su nueva casa. Sin dudas, una remontada que sabe a liderato, pero quién sabe si por el mes de mayo este encuentro no será recordado como una fecha clave. Que lo decida el destino.