Sevilla

Monchi: «El Padrino II fue mejor que el Padrino I»

Monchi, en su presentación. / Foto: Efe | Vídeo: Atlas

El director general deportivo del Sevilla se muestra optimista: «Quiero que mi segunda parte en el Sevilla sea mejor que la primera»

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Segundas partes nunca fueron buenas… o sí. Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, lo tiene claro: «El Padrino 2 fue mejor que El Padrino 1». El nuevo director general deportivo, que no empezará a trabajar hasta abril, regresa al Sevilla «después de estar dos años fuera de Sevilla en un club grande (la Roma), he aprendido, crecido profesionalmente, y tengo el derecho y el deber de reinvertir ese crecimiento personal en el club al que quiero». Volver al equipo que le hizo triunfar en su trabajo es un riesgo que asume con valentía y confianza. «Hay mucha gente fuera del Sevilla que me han dicho que me equivoco en la decisión, que me recuerda que nunca segundas partes fueron buenas... Pero todo eso lo sé, lo he valorado y he decidido estar aquí. Vamos a pensar que la segunda parte sea mejor que la primera», dijo entre risas.

«Hay mucha gente fuera del Sevilla que me han dicho que me equivoco en la decisión, que me recuerda que nunca segundas partes fueron buenas...»

Monchi confesó que «es un día extraño, difícil de imaginar y que es complicado poder explicar con palabras» y reconoció que deseaba que su vuelta «se cumpliera lo antes posible y que afortunadamente hoy se está cumpliendo». Además, quiso agradecer «al presidente y a todos los que han contribuido» a que haya vuelto a su casa. Su llegada eso sí, ha devuelto la ilusión a la afición sevillista, que espera que se repitan los triunfos de su primera época al frente de la dirección deportiva. «Imposible no es nada», se aventuró a decir con cierta valentía. «El techo del Sevilla no tiene por qué estar todavía cercano. Hoy hay una igualdad mucho más grande en el fútbol español, pero aspiro a pegar otro salto para poder seguir creciendo y marcar otra vez diferencias, sabiendo que no es fácil», añadió. Monchi reconoció que «todavía hay margen para crecer y eso tiene que producir resultados a nivel deportivo y económico para estar cercanos al éxito. Prometer títulos no es mi estilo, pero el Sevilla va a crecer en todos los aspectos».

El nuevo director general deportivo confesó que no quiere hipotecar al club y que su contrato con la entidad hispalense «es indefinido, sin duración definida». «La última vez duré 18 años, no sé si serán otros 18 años pero tengo la ilusión de estar el máximo tiempo posible», reconoció. Su principal objetivo en el Sevilla es «contribuir a hacer un Sevilla que siga creciendo y se pueda codear con la elite para estar en los sitios por pelear las cosas importantes. Será más fácil ser campeón si se está cercano a donde se cuece el éxito».

«Prometer títulos no es mi estilo, pero el Sevilla va a crecer en todos los aspectos»

En su comparecencia, Monchi desveló que «cuando el presidente me llamó por primera vez, que fue al poco tiempo de anunciarse mi rescisión bilateral con la Roma, lo que yo quería era saber qué querían de mí. Y lo que me dijeron me gustó». Y sobre la nueva dirección deportiva, señaló que lo primero que debe hacer es «conocer lo que hay, cómo se estaba trabajando y a partir de ahí ver si mis ideas de futuro coinciden con la gente que trabaja en el club en la parcela deportiva».

Un club saneado

También quiso explicar los motivos de su regreso al club hispalense: «Estoy hoy aquí no porque sea sevillista, que lo soy, no para salvarle el culo a nadie o porque el Sevilla tenga un problema». Monchi, comentó que «es una entidad saneada y envidiada en el mundo» e incidió en que está en el Sevilla «porque en las conversaciones que en estos últimos días hemos tenido me han transmitido una idea del futuro del Sevilla que coincide mucho con lo que tengo en la mente que tiene que ser el Sevilla del futuro».

«Estoy hoy aquí no porque sea sevillista, que lo soy, no para salvarle el culo a nadie o porque el Sevilla tenga un problema»

Lo que no quiso fue hablar de los objetivos deportivos en esta segunda etapa porque «llegan cuando las estructuras están preparadas para crecer». «El Sevilla es un club que ya se ha instalado en la elite y el límite tiene que ser ambicioso, ahí es más fácil llegar a los objetivos. Nuestro objetivo primero es consolidar al club en la elite y ser vanguardista en muchas cosas que hoy todavía no están instaladas en el fútbol», confesó.

Por último, habló sobre su salida del club y negó que se marchara por las malas relaciones con algunos directivos. «No me fui del Sevilla porque me llevara mal con nadie. Hoy están los mismos que estaban cuando yo me fui, así que si he venido es porque eso no existía». «Me fui del Sevilla porque creía que era el momento, necesitaba encontrar motivaciones externas para seguir creciendo como profesional. Hace falta abrirte y conocer otras aventuras para poder crecer y eso me animó a salir», confesó. Además, reconoció haber «valorado el proyecto deportivo» que más le convencía comparándolo con otros más importantes.

El presidente de la Roma carga contra Monchi

El presidente de la Roma, Jim Pallotta, ha mostrado su «estupor» por las declaraciones realizadas por el exdirector deportivo del club Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, al abandonar la entidad la semana pasada.

«El presidente quería ir a la derecha y yo a la izquierda», declaró ante los periodistas el gaditano para justificar que dejase el club, en un acuerdo anunciado el pasado 8 de marzo.

«Me sorprendió un poco leer las declaraciones de Monchi en la conferencia de prensa, donde dijo que queríamos tomar caminos diferentes», ha señalado Pallotta en declaraciones publicadas en la web del club. «Desde el primer momento, fui muy claro acerca de la dirección que debíamos tomar y por eso gastamos tanto dinero para traer a Monchi con nosotros». «Desde el inicio dijo que quería a los mejores entrenadores, los mejores técnicos, el mejor personal médico, los mejores ojeadores y la mejor organización de fútbol. Di a Monchi las llaves para conseguirlo. Le di el 100% del poder para nombrar al entrenador que quisiese (...) Si miras los resultados está claro que no ha funcionado», ha añadido.

«En noviembre, cuando nuestra temporada iba de mal en peor (...) pedía a Monchi un plan B para que no fuese a peor (...) Me respondió que su plan B era mantener el plan A», ha criticado el dirigente. «Entonces, cuando leo o escucho ciertas entrevistas en las que asegura que la propiedad estaba tomando una dirección diferente a la suya, me pregunto: ¿qué quería hacer Monchi de manera diferente?», ha añadido. «Pidió que confiásemos en él y le dimos el control total (del club). Ahora estamos con más lesionados que nunca y corremos el riesgo de no acabar entre los tres primeros por primera vez dese 2014», ha remachado.