Messi aclara que quiere acabar su carrera en el Barça

Leo Messi, cabizabjo en un partido con el Barcelona en 2014/EFE
Leo Messi, cabizabjo en un partido con el Barcelona en 2014 / EFE

En una entrevista de Rac1 no dejó lugar a las dudas pese a que acaba contrato en 2021 y tiene una cláusula para irse libre en 2020

P. RÍOSBarcelona

Leo Messi ya ha dado esta temporada el doble de entrevistas (dos) que goles lleva (uno). Lo segundo tiene una explicación: apenas ha podido jugar por culpa de dos lesiones musculares, una de ellas con recaída. Lo primero es más sorprendente porque siempre ha sido alérgico a los medios de comunicación y sus comparecencias, incluso en la zona mixta tras los partidos, eran escasas. En los últimos años ya estaba ofreciendo entrevistas más íntimas a televisiones de Argentina cuando viajaba con su selección, dando ya la cara como capitán de forma habitual. Y por fin, a lo 32 años, está siendo más cercano también en España. Si tras la victoria ante el Inter calmó los ánimos en zona mixta por el conflicto con la directiva creado por Piqué, este miércoles transmitió tranquilidad en Rac1 para desgracia del entorno bélico que hubiese preferido que arremetiera contra todo. Si Messi dice que todo va bien, hay que creerle.

Como Messi selecciona muy bien lo que dice y cuándo lo dice, lo primero es recordar que hizo el mejor lanzamiento posible al 'Messi10', el especáculo del Cirque du Soleil inspirado en su persona que se estrena este jueves (día 10 del mes 10) en Barcelona. Lo segundo es que dejó claro que quiere acabar su carrera en el Barça: «Hoy por hoy mi idea y la de mi familia es terminar aquí por cómo me siento en el club y también por lo familiar, por lo bien que estamos en esta ciudad y por mis hijos, por no cambiarles las amistades, no quiero que se rompa eso porque a mí me tocó vivirlo a nivel personal de niño. Mi idea siempre ha sido quedarme y no ha cambiado nada».

Esa sería la principal conclusión, que no quiere moverse del Barça, aunque otros temas acapararon también titulares. Acaba contrato en 2021, pero hace poco se supo que tiene una cláusula que le permitiría irse libre al término de esta temporada, en 2020. Messi estaría, por lo tanto, pidiendo una nueva renovación: «Creo que no, no lo tengo claro, pero creo que todavía no hay nada por lo que sé de mi papá. Siempre que hubo negociaciones me mantuve al margen porque nunca tuvimos ningún problema, todo fue muy sencillo».

«Mi idea siempre ha sido quedarme y no ha cambiado nada»

Y puntualizó, quizás desmarcándose de cualquier directiva, de la actual y de la que pudiera haber en el futuro: «La última vez que hablé con Bartomeu fue después de Liverpool, pero no tenemos ningún problema, está todo bien, no nos reunimos porque no hizo falta, pero cuando nos tenemos que ver no hay problemas en vernos».

Neymar y Griezmann

En ese mensaje aclaratorio de que lleva cinco meses sin hablar con el presidente, Messi también desliza que, por lo tanto, ni pidió a Neymar ni vetó a Griezmann. «Nosotros opinamos, pero no tomamos decisiones. Por lo deportivo, yo quería que Neymar viniera, aunque entiendo que los socios no olvidan cómo se fue. Él se arrepintio al poco de irse, se dio cuenta de su mala decisión. Yo dije que no sabía si el club había hecho lo posible para que volviera pero no como un palo a la directiva, sino porque no estaba en las negociaciones. Y como tenía muchas ganas de irse este verano, por un momento pensé que Florentino y el Madrid iban a hacer algo. Para el futuro no descarto nada, queda la puerta abierta».

De Griezmann pidió tiempo para su adaptación «porque viene de jugar diferente» a cómo lo hacen en el Barça y afirmó: «Es mentira que yo no quisiera a Griezmann, nunca tuve ningún inconveniente, ya lo dije el primer año que pudo venir».

«Me sorprendió lo que dijo Piqué, yo no lo hubiera hecho porque era hacer la bola más grande en un momento que nos convenía tranquilidad»

«Me sorprendió lo que dijo Piqué, yo no lo hubiera hecho porque era hacer la bola más grande en un momento que nos convenía tranquilidad. Los jugadores no mandamos, quedó demostrado con muchas decisiones que se tomaron. Pero tenemos que aprender a convivir con las cosas que se dicen de nosotros», reveló ejerciendo de capitán.

Hubo más, como la autocrítica a los jugadores por Roma y Liverpool. «No fue culpa del proyecto o del entrenador», remarcó. «Me hubiera gustado que Cristiano siguiera en el Madrid, le daba un plus a la rivalidad y al clásico. Ya dje que el Madid notaría su ausencia», confesó.

Eligió «a Guardiola, con Luis Enrique muy cerquita» como su mejor entrenador. Y reveló que en la temporada 2013-14 quiso irse del Barça: «Fue más irme de España, no del Barça, por el lío de Hacienda, sentía que estaba siendo maltratado. Fui el primero. Se ensañaron conmigo para demostrar que iban a ir a por todos los deportistas. Fue duro». Aquello ya pasó. Cinco años después contó que quiere acabar su carrera en el Barça. Los culés pueden estar tranquilos.