Jornada 29

El Atlético toma Mendizorroza

Saúl celebra el gol que abrió la victoria del Atlético en Mendizorroza. / Vincent West (Reuters)

Con ambición, buen juego y pegada en el inicio, los rojiblancos se muestran muy superiores al Alavés

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Con ambición, buen juego y pegada en el inicio, y oficio y solidez tras el descanso, el Atlético de Madrid tomó Mendizorroza, donde hasta este sábado el Alavés sólo había sufrido una derrota en la Liga, ante el Rayo, para agarrarse los rojiblancos a la segunda plaza, aunque su contundente victoria tuvo un sabor agridulce, ya que perdieron a Diego Costa, víctima de su quinta lesión en la presente temporada. Después de marcar un golazo desde la frontal, el delantero hispano-brasileño ya no salió en la segunda parte, para romper así un falso tridente de ataque junto a Griezmann y Morata, aunque el Atlético ya tenía garantizados entonces los tres puntos tras mostrar una efectividad casi plena en el comienzo de un encuentro en el que demostró ser muy superior al Alavés.

Después de los batacazos recibidos frente a la Juventus y el Athletic y de quedarse sin Lucas Hernández, el Atlético recuperó el ánimo y la autoestima ante una de las revelaciones del campeonato, que había conseguido hacer de Mendizorroza un fortín para ganarse el derecho a pelear por Europa.

Sin embargo, con el Atlético necesitado de reactivarse para mantener vivo el sueño de disputar el título al campeón, el equipo de Diego Pablo Simeone quiso asegurarse el triunfo por la vía rápida y, muy autoritario, salió decidido a por el triunfo, exhibiendo puntería y un dominio absoluto, para adquirir en menos de un cuarto de hora una ventaja ya insalvable para los blanquiazules. Después cerró de forma definitiva el encuentro a la contra. Así lo consiguió Morata a la hora de partido, con un tanto ratificado por el VAR, para seguir con su racha y acabar también con el mal fario del delantero madrileño con el videoarbitraje. Y al final hubo otro gol espectacular, también desde la frontal, pero a la escuadra, que llevó la firma de Thomas.

0 Alavés

Pacheco, Ximo, Laguardia, Ely, Duarte, Brasanac (Inui, min. 58), Pina (Wakaso, min. 68), Manu García, Jony, Guidetti y Calleri (Twumasi, min. 73).

4 Atlético

Oblak, Juanfran, Giménez, Godín, Filipe Luis, Griezmann (Correa, min. 77), Koke, Thomas, Saúl, Diego Costa (Lemar, min. 46) y Morata (Kalinic, min. 62).

Goles:
0-1: min. 5, Saúl. 0-2: min 11, Diego Costa. 0-3: min. 59, Morata. 0-4: min. 84, Thomas.
Árbitro:
Melero López (Andaluz). Tarjetas amarillas a Pina, Lemar y Manu García.
Incidencias:
Partido correspondiente a la 29ª jornada de Liga, disputado en el estadio de Mendizorroza.

Sólo tres minutos después de que la afición del Alavés reclamase la expulsión de Lemar, que se jugó la segunda amarilla con una plancha, Morata, que recibió al filo del fuera de juego, volvió a mostrar velocidad y definición para batir en el mano a mano a Pacheco, que pasó una mala noche ante un Atlético que de nuevo fue un equipo con carácter y sólido que alternó notable fútbol de ataque con consistencia defensiva.

El Alavés fue incapaz de frenar la capacidad de un bloque de tal calibre, aunque el equipo vitoriano reaccionó con aplomo tras el tempranero 0-2 y tuvo sus oportunidades para reducir diferencias y meterse en el partido. Bajo palos, Saúl, que abrió el marcador a la segunda ocasión que tuvo, evitó el gol del Alavés a la media hora y ya no hubo atisbo de incertidumbre.

En ningún momento estuvo en peligro el triunfo de los colchoneros, cuya goleada pudo ser aún más amplia tras el descanso, cuando el conjunto de Simeone pudo destrozar al Alavés al contragolpe. Lo evitó Pacheco en el minuto 69 cuando, con la punta de los dedos, salvó lo que se intuía otro gran tanto, en este caso de Griezmann.

El remate del francés desviado lo justo por el portero local pegó en el palo y Griezmann, retrasado en Vitoria a la derecha del medio campo, aunque con libertad de movimientos, aumentó así a siete los partidos que suma ya sin marcar. Fue el único que faltó para tomar impulso en el Atlético y alimentar un marcador que finiquitó Thomas con un derechazo de clase.