Octavos | Ida

El City resucita con diez para evitar un patinazo ante el Schalke

Sané recibe la felicitación de sus compañeros tras marcarle al Schalke. /Patrik Stollarz (Afp)
Sané recibe la felicitación de sus compañeros tras marcarle al Schalke. / Patrik Stollarz (Afp)

Un golazo de falta de Sané y un tanto de Sterling aprovechando un gran envío de Ederson permiten al equipo de Guardiola llevarse una victoria que vio seriamente comprometida durante muchos minutos

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Un golazo de falta de Leroy Sané ante el equipo que le catapultó y otra diana de Sterling aprovechando un gran envío en largo de Ederson pero beneficiándose también del error tanto del defensor que marcaba al eléctrico atacante como de Fährmann, que no supo tapar portería, permitieron al Manchester City llevarse del Veltis Arena una victoria que durante 40 minutos vio seriamente comprometida por los dos tantos de penalti que convirtió Bentaleb en una primera parte en la que el VAR fue protagonista.

Sacaron los 'sky blues' un triunfo mucho más trabajado de lo esperado gracias a los cambios que introdujo Guardiola cuando amagaba con aparecer el fantasma de otro fiasco europeo. Crucial resultó la irrupción de Sané, que amargó a su exequipo, así como la mutación en la ubicación de Sterling para resucitar a un conjunto que hasta entonces no lograba sacar réditos a su empuje y que estaba ya en inferioridad numérica por las dos amarillas que vio Otamendi pero que afrontará la vuelta con una buena renta.

No podían ser más contrapuestas las dinámicas con que comparecían ambos conjuntos en el césped del Veltis Arena. Una derrota en los trece últimos partidos para los 'citizens' frente a una solitaria victoria en los cinco encuentros más recientes del cuadro germano, que lleva un mes sin ganar en la Bundesliga. Se guareció el equipo 'minero' con tres centrales y dos carrileros frente a un City que disponía una retaguardia de cuatro en fase defensiva con Fernandinho acomodándose en el eje de la zaga junto a Otamendi pero incorporándose de inmediato el brasileño al centro del campo cuando su escuadra tenía la pelota para iniciar el juego con Gündogan, que se medía a un club en cuyas categorías inferiores pasó un breve periodo antes de que le 'cortasen' a los 8 años.

2 Schalke

Fährmann, Caligiuri, Sané, Nastasic, Mendyl (Burgstaller, min. 64), Oczipka, Bentaleb, McKennie (Skrzybski, min. 77), Uth (Harit, min. 87), Serder y Bruma.

3 Manchester City

Ederson, Walker, Fernandinho, Otamendi, Laporte, Gündogan, De Bruyne (Zinchenko, min. 86), Silva (Kompany, min. 69), Bernardo, Sterling y Agüero (Sané, min. 77).

Goles:
0-1: min. 18, Agüero. 1-1: min. 37, Bentaleb, de penalti. 2-1: min. 44, Bentaleb, de penalti. 2-2: min. 84, Sané. 2-3: min. 89, Sterling.
Árbitro:
Carlos del Cerro Grande (España). Amonestó a Uth, Fernandinho, Sané, Burgstaller y Ederson. Expulsó por doble amarilla a Otamendi.
Incidencias:
Partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el Veltis Arena.

Estaba destinado el duelo a ser un monólogo del conjunto de Pep Guardiola, guión que se cumplió desde el primer minuto. Atrincherado en su campo, el Schalke aguardaba con un bloque bajo al City, que llegaba sin complicaciones al área germana. Agüero obligó a estirarse a Fährmann para desviar un cabezazo a centro de Bernardo Silva en la primera gran ocasión del líder de la Premier League.

Protagonismo del VAR

El dominio 'sky blue' era absoluto y quizás por ello sorprendió más que el gol que abrió el marcador llegase de una acción embarullada en la que los jugadores del Schalke reclamaron primero falta de Laporte en el centro del campo antes de que una ausencia de entendimiento entre Fährmann y Sané permitiese a Silva robarle la bola al zaguero para servirle en bandeja el tanto a Agüero, que prolongó el dulce momento que vive con su décima diana en los últimos siete partidos, en los que ha firmado incluso un par de 'hat-tricks'. El argentino lleva cinco campañas consecutivas marcando en la ida de octavos de la Champions.

Parecía que lo único que podía evitar que el City cerrase la eliminatoria de modo expeditivo era una relajación de los pupilos de Guardiola dada su tremenda superioridad. Le ocurrió a Sterling cuando se durmió en el área con todo a favor para marcar el segundo, lo que permitió que el Schalke diese el susto a renglón seguido con un disparo lejano de Uth que no pilló suficiente rosca.

La primera media hora fue un repaso en toda regla. Pero Otamendi sacó el brazo a pasear en un disparo de Caligiuri y cambió el panorama. Entró en acción el VAR para conceder por primera vez un penalti en la Liga de Campeones. Atendió el español Del Cerro Grande las indicaciones que le daba Munuera Montero y decretó la pena máxima, que certificó Bentaleb después de demasiados minutos de suspense. A los 'citizens' les costaba asumir lo sucedido. El VAR no está aún presente en la Premier –irrumpirá la próxima campaña- y todavía aturdidos se toparon con otro penalti en contra cuando Fernandinho agarró a Sané dentro del área. Varió la dirección del disparo Bentaleb con la misma fortuna que siete minutos antes. No ha fallado ni un solo penalti en competiciones de clubes el argelino, que lleva catorce de catorce. Un seguro de vida.

Volteaba el Schalke un partido que durante el primer tercio apuntaba a goleada del conjunto visitante, que perdió a Otamendi y Fernandinho para la vuelta, el primero por la doble cartulina, que le mantendría apercibido de sanción para cuartos en caso de un pase del City, y el segundo por cumplir ciclo. Con un tercio de los remates de su adversario y la mitad de posesión le bastó al cuadro de Domenico Tedesco para irse a vestuarios con una sonrisa de oreja a oreja.

Supo contener luego las acometidas del Manchester City, mucho menos punzantes en el segundo periodo que en el primero y con un hombre menos por la segunda amarilla que se ganó Otamendi por una dura entrada a Burgstaller. Pero Sané equilibró el marcador y luego Sterling remató para restablecer la normalidad en la eliminatoria.