Octavos | Ida

La Champions devuelve a Solari la patata caliente de Marcelo

Marcelo persigue el balón en la final del Mundial de Clubes ante el Al Ain. /Andrew Boyers (Reuters)
Marcelo persigue el balón en la final del Mundial de Clubes ante el Al Ain. / Andrew Boyers (Reuters)

Aunque Reguilón le ha tomado la delantera en Liga, la jerarquía del brasileño presiona al técnico, que desvelará en Ámsterdam si hay relevo también en Europa

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

La visita a Pilsen en la cuarta jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones sirvió para que Santiago Solari oficializase el viraje en la división de competiciones que Julen Lopetegui estableció para sus dos guardametas de primer nivel. El vasco había reservado la Champions para Keylor Navas, custodio del arco en las tres 'orejonas' consecutivas de los blancos, dejando la Liga para Thibaut Courtois, gran apuesta de la directiva. El argentino modificó el plan y concedió también el torneo continental al belga, relegando al costarricense a la Copa del Rey. El duelo de este miércoles con el Ajax podría atestiguar otro relevo, bien con carácter provisional o a más largo plazo si Sergio Reguilón mantiene el puesto en el lateral izquierdo del que se ha hecho acreedor en las últimas jornadas de Liga.

El carril zurdo sigue siendo una de las patatas calientes que maneja el Indiecito, que ha modificado el horizonte del conjunto de Concha Espina con una serie de decisiones tomadas con pulso firme. Sin atender a galones, ha primado el esfuerzo, el sacrificio, el dinamismo y el compromiso solidario para sacar al Real Madrid de la sala de cuidados intensivos en que lo halló y devolverle la salud necesaria para pelear en las tres competiciones en las que sigue vivo. Unas virtudes que han colgado el cartel de titulares a futbolistas como Lucas Vázquez, Vinicius o Reguilón, despojando del mismo a intocables a comienzos de curso como Marco Asensio, Bale o Marcelo.

El gallego y el joven brasileño parecen bazas seguras en el once que Solari dispondrá en el Johan Cruyff ArenA. También tiene buenas cartas el madrileño, reforzado por su notable actuación en el derbi del pasado sábado, que contrasta con el deslucidísimo partido que completó tres días antes Marcelo en el Camp Nou. Una decisión, con todo, comprometida teniendo en cuenta la jerarquía del segundo capitán y la mayúscula incidencia que tuvo en los cuatro títulos de la máxima competición continental amarrados durante el último lustro por el Real Madrid.

Revelación sobre Cristiano

Marcelo ha disputado 93 de los 138 partidos de Champions que ha jugado el Real Madrid en las trece temporadas que contabiliza el brasileño portando la zamarra blanca. El 67,3% de los duelos europeos del conjunto de Concha Espina desde que en el curso 2007-2008 efectuase su debut en la competición en la primera jornada de la fase de grupos frente al Werder Bremen. A partir de ese momento fue el indiscutido referente en la demarcación cuando sonaba el himno de la Champions.

Llegó a hacer pleno en los doce choques que conformaron el periplo europeo del Real Madrid en la temporada 2010-2011, frenado por el Barça en semifinales. Sólo en la campaña 2012-2013, cuando una fractura en el quinto metatarsiano del pie derecho sufrida durante un entrenamiento con la selección brasileña le tuvo tres meses fuera de los terrenos de juego, tuvo una presencia testimonial, aunque llegó a marcar en la victoria de su equipo ante el Manchester City en el Santiago Bernabéu.

Marcelo cerró la victoria del Real Madrid ante la Juventus la pasada campaña en la ida de cuartos de la Champions.
Marcelo cerró la victoria del Real Madrid ante la Juventus la pasada campaña en la ida de cuartos de la Champions. / Marco Bertorello (Afp)

Aquella fue su tercera diana en una competición en la que se había estrenado como goleador en la temporada 2010-2011 marcando en octavos al Olympique de Lyon. Acumula Marcelo nueve tantos en la Champions. Su tope lo alcanzó el pasado curso con tres goles decisivos en el trayecto a Kiev. Cerró el triunfo frente al PSG en la ida de octavos asociándose con Asensio, completó también el doblete de Cristiano en la ida de cuartos ante la Juventus asistido por el luso y mojó en Múnich contra el Bayern en semifinales con un latigazo que enmudeció el Allianz. Ha llegado incluso a marcar en una final, la de Lisboa que valió la 'décima', pese a que entonces tuvo que salir desde el banquillo por Fabio Coentrao, que se había ganado el puesto con su gran semifinal frente al Bayern tras entrar semanas antes en el once a causa de una rotura fibrilar de su compañero.

«Es imposible jugar con siete kilos de más»

«Es imposible jugar con siete kilos de más» Marcelo

Ahora el brasileño ve comprometida su presencia en el Johann Cruyff ArenA por un motivo muy distinto. Su mal estado de forma, perjudicado por las tres lesiones musculares que ha sufrido esta temporada, ha arrojado media docena de errores de bulto que han facultado goles del rival. El último, el de Malcom en el Camp Nou. El zurdo niega que tenga sobrepeso. «Es imposible jugar con siete kilos de más», ha apuntado en una entrevista concedida a Esporte Interactivo en la que ha revelado que Cristiano le confesó que se iba del Real Madrid en un entrenamiento antes de la final de Kiev.

Sea como fuere, su calvario corre parejo a la luz que ha aportado Reguilón, que debe a Lopetegui la confianza que le dio para formar parte de la plantilla y a Solari la valentía para recompensar su aportación con minutos detraídos a un peso pesado del vestuario. El madrileño ha pasado de jugar el 7% de los minutos con el vasco a disputar el 44% con el argentino, mientras que el brasileño descendía del 69% al 47%. La Copa, como para Keylor Navas, es su consuelo. El miércoles comprobará si, al igual que el tico, es ya segundo plato en la Champions.