Vuelta | Octavos

Lloris y Kane fulminan al heroico Dortmund

Harry Kane celebra el 0-1 en Dortmund. /EFE
Harry Kane celebra el 0-1 en Dortmund. / EFE

Los alemanes salieron sin red, gozaron de ocasiones en la primera mitad pero se toparon con el meta francés hasta que el punta puso un 0-1 demoledor

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

El Tottenham vuelve a los cuartos de final de la Champions League -por tercera vez en su historia y 8 años después de la última- tras salir airoso del Westfalenstadion, donde el intento de remontada del Dortmund se quedó en nada porque no tuvo tino cuando creyó y después las fuerzas le impidieron superar a un equipo inglés bien ordenado. Se topó con un Lloris imbatible el cuadro de Favre, que salió a lo loco a por la remontada: por vez primera Reus, Götze y Paco Alcácer coincidieron en un once.

El líder de la Bundesliga, inmerso en una crisis de resultados desde comienzos de febrero, puso todo de su parte. Favre hizo una apuesta súper ofensiva con Witsel de único pivote de contención, por delante Reus y Götze mientras que las bandas eran para Jadon Sancho y Guerreiro. Incluso los laterales eran extremos. Sólo le faltó hacerle un hueco a Pulisic, que se quedó en el banquillo.

Más información

El Tottenham, en 3-4-1-2 con Eriksen de enganche, pasó apuros pero no tanto como los que esperaba gracias a su portero, un Hugo Lloris bien colocado y con manos salvadoras en los momentos de más agobio, y un Harry Kane que ya es el máximo goleador del Tottenham en competición europea con sólo 25 años, 14 goles de ellos en 17 partidos de Champions League. Pochettino colocó a Ben Davies en el carril zurdo e insistió a Winks, recuperado aunque recayó de sus molestias, para que ahogara a Witsel cuando recibiese la pelota.

0 Borussia Dortmund

Burki, Wolf (Larsen, min. 62), Weigl, Akanji, Diallo, Witsel, Guerreiro (Pulisic, min. 62), Reus (Delaney, min. 74), Götze, Sancho, Alcácer

1 Tottenham

Lloris, Aurier, Alderweireld, Davinson Sánchez, Vertonghen, Davies , Winks (Dier, min. 56), Sissoko, Eriksen (Rose, min. 82), Son (Lamela, min. 70) y Kane.

Goles:
0-1: min. 49, Kane
Árbitro:
Danny Makkelie (Holanda). Sin amonestaciones.
Incidencias:
Partido de vuelta de los octavos de final de Liga de Campeones, disputado en BVB Stadion Dortmund (Westfalenstadion) ante unos 81.360 espectadores. En la grada lució un mensaje: «Nunca te rindas, nunca te desesperes».

El Dortmund le costó generar opciones de peligro y cuando lo logró, en acciones embarulladas, le faltó acierto. A Reus se le adelantó Vertonghen cuando iba a fusilar, en otra del capitán alemán la pelota tocó en la zaga y atrapó con problemas Lloris que después reaccionó de modo soberbio ante Gotze y Weigl. El rechace parecía un caramelo pero su disparo pegó en el cuerpo de Son que se lanzó al suelo para ayudar. Antes había marrado la única opción visitante en un mano a mano con Burki pero pensó que le iba a hacer penalti Wolf y remató desviado mal. Sudaba el Tottenham, aferrado en esos momentos a un Lloris que repelió un tiro a bocajarro de Sancho y otro de Alcácer al filo del descanso.

El descanso, al que se llegó con el muro amarillo creyendo, rebajó las pulsaciones al Dortmund, que veía aún más lejos la gesta. El Tottenham siempre mejora en Europa tras pasar por la caseta. Solo ha hecho uno (de 12) en la primera mitad. Y volvió a suceder. En la primera clara, obró el tanto que sentenció de modo definitivo la eliminatoria. Sissoko recuperó la pelota tras una pérdida en campo propio del Borussia y la puso al espacio para que Kane fusilase por alto a Burki.

Favre aunque metió en busca de un milagro cada vez más improbablea Pulisic y Larsen después abandonó toda esperanza al sustituir a Reus por Delaney

A partir de ahí la eliminatoria murió. El Dortmund buscó el gol, pero con poca fe y más por el empuje de su fiel hinchada que por convicción propia. El Tottenham parecía no querer hacer sangre y Lloris negó incluso empate a Alcácer. El Tottenham disfrutó y la grada de Dortmund animó pensando en recuperar a los suyos para conseguir la Bundesliga.