'Bastardo Kolarov': los aficionados de la Roma contra su propio jugador

Koralov y la pantacarta con insultos que los aficionados desplegaron durante el partido de la Champions entre el AS Roma y el FC Oporto./EFE
Koralov y la pantacarta con insultos que los aficionados desplegaron durante el partido de la Champions entre el AS Roma y el FC Oporto. / EFE

La afición de la Roma ha puesto en su punto de mira al futbolista por su pasado en la Lazio, el eterno rival

DARÍO MENORRoma

Para Aleksandar Kolarov, defensa de la Roma, jugar en casa se ha convertido en una pesadilla. En el punto de mira de los 'tifosi' del equipo de la capital italiana por su pasado en la Lazio, el eterno rival, y por su papel en la reciente derrota por 7-1 ante la Fiorentina en la Copa de Italia, el jugador serbio fue de nuevo anoche objeto de críticas durante el partido de Liga de Campeones contra el Oporto, vencido por 2-1 por el equipo italiano. Los aficionados más radicales exhibieron una pancarta en las gradas en la que podía leerse: 'Bastardo Kolarov'.

Con este ataque, los ultras de la Roma hacían oídos sordos al llamamiento del capitán de la Roma, Daniele De Rossi, que invitó a cerrar filas con Kolarov. «Fiaos de mí, es un profesional serio. Mejor él que no besa la camiseta respecto a otros que se paran con el primo dolorcito», dijo De Rossi. Sus palabras sirvieron para poco, porque los 'tifosi' más encendidos no le perdonan al defensa serbio la discusión que mantuvo con algunos aficionados que le pidieron explicaciones por el duro resultado del encuentro ante la Fiorentina.

Tampoco ayudó a mejorar la situación su reverencia tras marcar un gol el pasado fin de semana ante la grada del estadio del Chievo donde estaban los aficionados de la Roma. Aunque el entrenador del equipo 'giallorosso', Eusebio Di Francesco, explicó que se trataba de una manera de pedir disculpas, el gesto fue interpretado por algunos como un ulterior desafío de Kolarov. No es la primera vez que el jugador serbio se ve en medio de las críticas de sus propios aficionados, con los que ya mantuvo varias discusiones la temporada pasada.

Su situación es cada vez más incómoda en el club de la capital italiana por la presión de los ultra, que estarían detrás de la pintadas ofensivas aparecidas en las cercanías de su vivienda.

Más información