El imperdonable despiste del Barça que le costó una final de Champions

Secuencia del 4-0 del Liverpool que eliminó al Barcelona. /
Secuencia del 4-0 del Liverpool que eliminó al Barcelona.

Con la eliminatoria igualada, la caraja de los de Valverde en un córner fue aprovechada por Origi

Silvia Cantera
SILVIA CANTERA

Partía el Barça con una ventaja suficiente a priori para plantarse en la final del Wanda Metropolitano. Pero el Liverpool saltó a Anfield en la vuelta de semifinales de Champions muy concienciado y con las cosas claras. Si algo caracteriza al técnico 'red' Jurgen Klopp es su marcada personalidad. El germano, hombre fiel a sus principios, apostó por el mismo planteamiento que en la ida les condenó a encajar un contundente 3-0 en el Camp Nou. El técnico volvió a decantarse por un juego rápido y vertical que, esta vez sí, destrozó la retaguardia azulgrana. También por el balón parado, una de sus grandes bazas ofensivas. Tanto, que el cuarto gol, el de la final, parecía sacado del mejor libro de estrategia. La picardía de los 'reds' contrastó con el garrafal e incomprensible despiste azulgrana.

'¿Cómo se puede defender un córner así?'. Muchos aficionados seguramente gritaron a la televisión esta frase tras ver a Origi rematar a placer. Solo. Sin oposición. Con la defensa del Barça a por uvas. Sin ni siquiera estar colocados ni atentos a la pelota. El delantero belga aprovecho el espacio y no lo dudó para poner el 4-0 en el marcador. Era el gol que valía el pase a la final.

La clave fue la picardía de Alexander-Arnold. El jugador 'red' se dirigió al córner para efectuar el saque de esquina. Sin embargo, cuando el lateral hizo el amago de alejarse del balón para ceder el lanzamiento a otro compañero, se dio cuenta del imperdonable despiste de los jugadores del Barça y efectuó un rápido pase raso para que Origi marcara a placer. Un gesto que pilló a los de Valverde a contrapie, pensando que el defensa no iba a chutar. El resultado: uno de los goles más absurdos de la historia de la Champions.