Corrupción

Prisión provisional para Raúl Bravo y Aranda, presuntos cabecillas de la trama de amaños

Agentes de la Policía, a las puertas de los juzgados de Huesca. / EP

El juez impone a ambos pena de cárcel eludible con 100.000 euros de fianza, después de decretar libertad con cargos para Borja Fernández, Iñigo López, el presidente del Huesca y el médico del club aragonés

AMADOR GÓMEZMadrid

El juez que instruye la 'operación Oikos' por amaños de partidos en Primera y Segunda División decretó este jueves prisión provisional, eludible bajo fianza de 100.000 euros, para el exfutbolista del Real Madrid e internacional con España Raúl Bravo y para Carlos Aranda, también canterano del equipo blanco y exjugador de hasta ocho equipos de la máxima categoría. A Raúl Bravo y a Aranda, que se negaron a declarar este jueves ante el magistrado en Huesca, se les considera los cabecillas de la trama vinculada a apuestas ilegales y desarticulada el martes por la Policía. Ambos están acusados de los presuntos delitos de pertenencia a grupo criminal, corrupción en el deporte y estafa.

Los otros dos futbolistas detenidos el martes por su implicación en el escándalo de presuntos amaños de partidos, Borja Fernández, excapitán del Valladolid recién retirado, e Iñigo López, exjugador del Huesca actualmente en el Deportivo, quedaron este jueves en libertad provisional, con cargos, al igual que el presidente del Huesca, Agustín Lasaosa, y el jefe de los servicios médicos del club aragonés, Juan Carlos Galindo. A Borja Fernández e Iñigo López se les impuso una fianza de 50.000 y 75.000 euros, respectivamente. A ambos, a quienes se les prohíbe salir del territorio español, se les ha retiró el pasaporte y tendrán la obligación de comparecer en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes y comunicar cualquier cambio de domicilio. En el caso de Iñigo López, que también deberá comparecer ante la justicia «cuantas veces se le cite», está también siendo investigado «por su posible responsabilidad en los delitos de pertenencia a grupo criminal, corrupción en el deporte y estafa».

Tras dormir dos noches en el calabozo y prestar este jueves declaración ante el juez que instruye la causa, a los cuatro jugadores implicados a los amaños que han sacudido al fútbol de élite español se les imputa corrupción en el deporte y estafa, al igual que a Agustín Lasaosa, aunque en el caso de Raúl Bravo y Aranda se ha ampliado a otro posible delito de organización criminal. Tanto para Borja Fernández como para Agustín Lasaosa se decretó una fianza de 50.000 euros a cada uno, cantidad que deberán abonar en el plazo de diez días para evitar el ingreso en prisión. Al jefe de los servicios médicos del Huesca, sin embargo, como posible autor de un único delito de corrupción en el deporte, no se le impuso garantía económica alguna para ser puesto en libertad.

Aparte de los supuestos líderes de la presunta red, Borja Fernández, Agustín Lasaosa e Iñigo López están siendo investigados judicialmente no sólo como posibles autores de un delito de corrupción en el deporte, sino también como presuntos cooperadores necesarios en un delito de estafa, para obtener beneficios en apuestas ilegales, con amaños en partidos de fútbol profesional, entre ellos, el Huesca-Nàstic de la pasada temporada (0-1) y el Valladolid-Valencia (0-2) de la última jornada de la Liga que terminó hace dos semanas. «Hasta que no esté determinada qué participación tiene y si hay indicios o no hay indicios de delito, siempre está la misma imputación», aseguró el abogado de Borja Fernández, Joan Castelló, a la salida del juzgado. «Los cargos son los de todos», añadió el letrado del ya exfutbolista gallego, aunque antes que decretar cárcel para Bravo y Aranda -que mantienen una gran amistad-, al doctor Galindo el juez le retiró el de estafa y a Iñigo López se le añadió el de organización criminal.

Bravo y Aranda, «en el primer escalón»

«La Policía entiende que Iñigo López es cooperador necesario, intermediario en una posición quizá más relevante que los que han testificado por la mañana (Lasaosa, Galindo y Borja Fernández), que estarían en el tercer escalón. Mi cliente (Iñigo López) estaría en el segundo y Aranda y Raúl Bravo entiendo que estarían en el primero. Según la Policía parece ser que eso creen», reconocióó el abogado del jugador del Deportivo, Juan Pablo Larena.

El letrado del presidente del Huesca, José María Fuster, no quiso desvelar sin embargo públicamente los cargos que se le imputan a Agustín Lasaosa. «Los cargos vienen a ser más o menos comunes y de momento lo único que hay son informes policiales. No puedo hablar de cargos. Habrá que esperar a que llegue la resolución», aseguró a primeras horas de la tarde el abogado del máximo dirigente del club oscense después de que el doctor Galindo fuese el primero en declarar y ser puesto en libertad. Agustín Lasaosa defendió su inocencia ante el juez y rechazó cualquier vinculación con la supuesta red de amaños, al igual que hizo el médico del Huesca.

«Ha reivindicado su inocencia y que no tiene absolutamente nada que ver con ninguna trama de apuestas deportivas ni de amaños. Ha dicho que no ha recibido jamás ningún tipo de dinero vinculado a actividades ilegales o ilícitas. Es absolutamente inocente», manifesfó el abogado del doctor Galindo, Bernardo del Rosal.

Temas

Huesca