Garmendia se reinventa en Formentera

Joseba Garmendia, con la camiseta del conjunto insular. /SD Formentera
Joseba Garmendia, con la camiseta del conjunto insular. / SD Formentera

JAVIER BELTRÁNBilbao

El pasado lunes, Joseba Garmendia se incorporaba de nuevo a la disciplina de la SD Formentera, que ahora milita en la Tercera balear tras su descenso de Segunda B. También llegaba al equipo isleño Omar Álvarez, y ambos debutaban este fin de semana con su nuevo equipo, tercero en la clasificación del Grupo 11. El volante basauritarra llega en forma, la que ha adquirido durante estos meses en Urritxe compitiendo en cada entrenamiento con los azules que pilota Iñigo Vélez de Mendizabal.

Se traza así la segunda etapa del mediapunta basauritarra en Formentera, para meterse otra vez en la rueda después de estos últimos meses de incertidumbre. El pasado verano, Garmendia descartó varias vías de Segunda B al no seducirle, y en este mes de enero se barajaron algunas alternativas en el extranjero, pero no terminaron de cristalizarse. Garmendia vuelve al kilómetro 14 del paraíso de Formentera, donde se sintió muy feliz el pasado curso, jugando 36 partidos y disfrutando de su madurez. Encima, venció al Athletic en Copa con aquel famoso gol de su excompañero Álvaro Muñiz sobre la bocina en el nuevo estadio de San Mamés, donde nunca había jugado.

A sus 32 años, aguardaba destino con sosiego. Era consciente de que hasta este mes de enero sería complicado encontrar escala. «A ver qué sale. Espero tener opciones y elegir algo que me seduzca. Tener más de 30 años te penaliza en algunas ligas extranjeras», lanzaba a este periódico un Garmendia que ya coqueteó con la Liga de Malasia y que estudiaba las posibilidades que le surgían. Este fin de semana, ya con la elástica grana del Formentera, debutaba como titular. Lo hizo con el dorsal 8, su favorito, el de su ídolo Julen Guerrero, contra el Alcudia en el norte de Mallorca, con empate final 1-1. De nuevo como volante organizador del equipo que ahora patronea desde el banquillo Iván Gómez Roa, mostrando su innegable clase con el cuero pegado al pie. En el arco se asienta el ágil portero Pepelu Villar, que la temporada pasada militó en el Portugalete durante la primera vuelta antes de la llegada de Jorge Mediavilla.

El exmediocentro rojiblanco, cosecha del 85, estuvo durante tres temporadas, con 51 partidos y tres goles, en el primer equipo del Athletic. Después, se alistó en Numancia, Girona y Mirandés, en Segunda, y ya en la categoría de bronce, Real Murcia, SD Amorebieta, Socuéllamos, Palencia y esta doble escala en Formentera, que dibujan su hoja de ruta en el balompié. El equipo balear espera ascender de nuevo a Segunda B. Para ello, se ha apuntalado en este mercado invernal. En este momento ocupa el tercer puesto de este Grupo 11 de Tercera, con 52 puntos. La Peña Deportiva es primera con 59, y el Mallorca B, segundo con 53. Cierra la parte noble el propio Alcudia, con 49.

Temas

Fútbol