El 'SaintDenisazo' de los huérfanos de Cristiano

Los portugueses celebran su Eurocopa. /
Los portugueses celebran su Eurocopa.

Con su capitán lesionado, los portugueses alcanzan por fin la gloria y derrotan a Francia en su feudo en la Eurocopa rompe maleficios

FERNANDO ITURRIBARRÍA

Francia y Portugal librrán en el Stade de France de Saint Denis la batalla final en la guerra de sucesión a España en el poder del fútbol europeo. Xavi Hernández, abanderado de la era hegemónica de La Roja, será el encargado de la simbólica transmisión del bastón de mando al vencedor de un duelo que marca el cierre del ciclo de la supremacía española.

Se calcula que 350 millones de telespectadores contemplarán en directo la inédita final entre los conjuntos liderados por Antoine Griezmann y Cristiano Ronaldo, rivales en un pulso virtual por la obtención del Balón de Oro. El partido estará precedido por una ceremonia de clausura a cargo del pinchadiscos francés David Guetta y la cantante sueca Zara Larsson acompañados por 480 bailarines, 250 músicos y un mosaico gigante en los graderíos.

Los anfitriones aspiran a conquistar su tercera Eurocopa, tras las logradas en 1984 y 2000, para igualar en el palmarés a España (1964, 2008 y 2012) y Alemania (1972, 1980 y 1996). Portugal, el equipo que más partidos ha disputado en la historia del torneo sin ganarlo (34), buscará el primer título en su segunda intentona tras la final perdida en casa ante Grecia en 2004. En aquella tragedia griega un jovencísimo Ronaldo bañó en lágrimas el fracaso de la generación de oro capitaneada por Luis Figo y Rui Costa del que ahora desea ser redentor.

El pedigrí, el factor campo y la historia avalan la condición de favorita de Francia que se ha impuesto en los últimos diez enfrentamientos, incluidos los dos amistosos jugados en 2014 y 2015. Los galos ganaron en semifinales a los lusos en las Eurocopas que conquistaron en 1984 y 2000, así como en el Mundial de 2006. La última victoria portuguesa se remonta a más de 40 años, un 0-2 registrado en Colombes en 1975.

Tras un itinerario poco exigente con Rumanía, Albania, Suiza, Irlanda e Islandia, el combinado de Didier Deschamps accede a la cumbre con la moral a tope por la eliminación de Alemania, campeón del mundo, con un doblete de Griezmann, pichichi de la competición con seis goles. No se espera que el técnico realice cambios en un bloque edificado sobre sólidas parejas en cada una de las líneas: Koscielny-Umtiti, en defensa; Pogba-Matuidi, en la medular; y Griezmann-Giroud, en ataque.

Tercero del grupo F, puesto que lo hubiera eliminado en el formato anterior de 16 equipos, Portugal llega invicto, pero no consiguió su primera victoria en 90 minutos hasta el 2-0 endosado a Gales en semifinales gracias a un tanto y una asistencia involuntaria de Ronaldo. Fernando Santos puede contar con William Carvalho, una vez purgada su suspensión, y con Pepe, quien se entrenó con normalidad con el resto de sus compañeros recuperado de las molestias musculares que le impidieron jugar contra los galeses.

El defensa se reencontrará con el árbitro inglés Mark Clattenburg que dirigió en mayo la final de la Champions en la que el Real Madrid de Cristiano doblegó al Atlético de Griezmann. En la prórroga el colegiado alcanzó la celebridad de las redes sociales por preferir sacarle la lengua a Pepe que mostrarle la segunda amarilla por su exagerado teatro tras un forcejeo con el colchonero Yannick Carrasco.

Alineaciones probables:

Portugal: Rui Patricio; Cédric, Pepe, Fonte, Guerreiro, William Carvalho, Adrien Silva, Renato, Joao Mario, Nani y Cristiano Ronaldo.

Francia: Lloris; Sagna, Koscielny, Umtiti, Evra, Sissoko, Pogba, Matuidi, Payet, Griezmann y Giroud.

Árbitro: Mark Clattenburg (Inglaterra)

Stade de France en Saint Denis. 21.00 h. (Telecinco).