Un ejemplo de deportividad en un partido de Benjamines de Bizkaia