Goles para aliñar la fiesta

La selección vasca celebra el gol./Blanca Castillo
La selección vasca celebra el gol. / Blanca Castillo

Euskal Selekzioa, superior durante casi todo el partido, resuelve con dos fogonazos tras el descanso

Fernando Ruiz de Esquide
FERNANDO RUIZ DE ESQUIDE

Nada menos que media docena de goles aliñaron este viernes la fiesta de la Euskal Selekzioa en Mendizorroza, que volvió a acoger un partido de la tricolor después de 38 años. Al conjunto de Amorrortu y Etxarri, superior durante casi todo el partido y físicamente varios puntos por encima de Venezuela, le bastaron dos fogonazos cegadores tras el descanso, con los aciertos consecutivos de Bautista y Arbilla, para asegurar otra victoria a su palmarés. Un duelo con intermitencias. Media hora inicial de notable juego e intensidad que se cerró sin embargo sin ventaja pese al gran gol de pícaro de Ibai y, después, una eficacia que anuló cualquier discusión sobre el partido, que ya en ventaja y, entre una noria de cambios que provocó mareos, se diluyó en el tramo final. En cualquier caso, con más ambiente, excelente y reivindicativo de la oficialidad, que espectadores en Vitoria –15.132 según los datos oficiales sobre un aforo de 19.840– llegó un merecido premio ante una selección sudamericana que dejó un punto de decepción sobre el césped.

Posiblemente Venezuela, un equipo de ritmo pausado y tendencia al contragolpe, se vio sorprendida por la andanada local desde el inicio. Sobrerevolucionar un partido no suele ser la tónica al otro lado del charco. Más bien entra dentro de las señas de identidad del fútbol vasco y Euskal Selekzioa cumplió con pulcritud con el guion. Bajo un once, en la versión 4-4-2 con Zurutuza casi de segundo punta junto a Aduriz. El componente alavesista también estuvo presente en la tarde vitoriana, con tres futbolistas –Martín, Manu García e Ibai– en el equipo inicial.

Media hora de calidad

Aunque hubo idas y venidas durante el partido, la sensación que trascendió fue la de un conjunto local más compensado. Potente y por momentos preciso en un arraque de calidad a falta del último pase, pero mucha solvencia y más tarde acertado para rematar el choque por la vía rápida. Ibai ejerció de estilete en la primera mitad, con las mejores ocasiones y un gran gol al burlar a la barrera por bajo en una falta cerca del área y embocar el primer tanto junto al palo. Pero, cuestiones del fútbol, Venezuela encontró la fortuna para empatar en una de sus pocas aproximaciones. El disparo de Romero, que rozó en Yuri para despistar a Riesgo, trajó el frío a Mendizorroza.

4 Euskal Selekzioa

Riesgo (Serantes, m. 46); Martín, Aritz Elustondo, Iñigo Martínez (Arbilla, m. 46), Yuri; Williams, Illaramendi (Sangalli, m. 46), Manu García (Vesga, m. 58), Ibai (Dani García, m. 46); Zurutuza (Eraso, m. 46) y Aduriz (Bautista, m. 46).

2 Venezuela

Romo; Del Pino, Ángel, Osorio, Rosales; Romero (Moreno, m. 71), Figuera (Rincón, m. 58); Peñaranda (Ponce, m. 63), Otero (Savarino, m. 58.), Murillo; y Josef Martínez (Bello, m. 63).

Goles:
1-0, m. 25. Ibai, de falta directa que cuela rasa por debajo de la barrera. 1-1, m. 30. El disparo de Romero rebota en Yuri y entra en la portería de Riesgo. 2-1, m. 47. Bautista, de zurdazo cruzado. 3-1, m. 52. Arbilla, con un disparo ajustado desde fuera del área. 4-1, m. 87. Aritz Elustondo cabecea un córner. 4-2, m. 90. Ponce remata picado un centro de Rosales.
Árbitro:
Undiano Mallenco. Amonestó a Arbilla y Murillo tras un roce en el tramo final del partido (m. 91).
Incidencias:
15.132 espectadores en Mendizorroza, según los datos oficiales. Se guardó un minuto de silencio por las víctimas de las inundaciones de Mallorca.

La injusticia momentánea ante un adversario donde apenas Peñaranda inquietaba –no hubo noticias del goleador de la MLS norteamericana Josef Martínez– y la solidez de los centrales Ángel y Osorio evitó problemas añadidos al equipo de Dudamel. Euskal Selekzioa, en cualquier caso, apenas concedió ocasiones mientras el partido existió, hasta el 3-1 que entre Bautista y Arbilla elevaron al marcador en apenas cinco minutos. La escuadra vasca, con seis cambios en el intermedio y de nuevo pleno de oxígeno, había optado por un nuevo arreón. Otra vez ante un rival superado. En esta ocasión apareció el acierto y, a partir de ahí, se trató de nadar a favor de corriente. Ante un oponente que se descosía más de lo necesario en su intento de avanzar líneas y concedía espacios. Ya a esas alturas Williams había pasado de la banda al eje del ataque, con Bautista cerca, Eraso en la media punta y Sangalli en la derecha. No pareció que, con el choque prácticamente resuelto, hubiera ganas de mucho más. Aunque, si alguien demostró ganas de competir, ese fue el conjunto de Amorrortu y Etxarri que ofreció un nivel más que aceptable.

Era ya cuestión de aguantar y, pese a alguna laguna de concentración en el cuarto de hora final, fue Aritz Elustondo el que aprovechó un córner para ponerle al partido color de goleada. La redujo Ponce poco después en otro cabezazo, llegaron algunos roces o 'calenturas' que dirían por allí... Muestras de que una cosa es perder y otra salir malparado de una cita así. Aunque el 4-2 resumió con fidelidad lo ocurrido en un entregado Mendizorroza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos