Fútbol internacional

El 'Decreto Crecimiento', un impulso fiscal para la Serie A

Matthijs de Ligt, en un partido de pretemporada con la Juventus./EFE
Matthijs de Ligt, en un partido de pretemporada con la Juventus. / EFE

Las nuevas medidas fiscales han ayudado a los clubes a poder luchar contra Inglaterra o España por fichajes que parecían imposibles hace solo unos meses

STANISLAS TOUCHOTMadrid

¿De Ligt, Lukaku o Balotelli en la Serie A gracias a los diputados y senadores italianos? Al adoptar a finales de junio, justo antes de la apertura del mercado de fichajes el 'Decreto Crecimiento', los parlamentarios dieron un impulso fiscal a los clubes. Se trataba en su origen de un conjunto de medidas encaminadas a relanzar la economía del país. Dicha normativa nació encaminada a promover el «regreso de los cerebros' mediante un régimen fiscal favorable a ciertas categorías de licenciados y finalmente fue ampliada a los profesionales del deporte.

Esta disposición permite a los italianos, o a los extranjeros que se instalan en el país luego de al menos dos años en el exterior, y que se comprometen a permanecer al menos dos años, beneficiarse durante un máximo de cinco años de condiciones fiscales muy ventajosas. En efecto, a partir del año fiscal de 2020, el 50% de sus ingresos por salarios estarán exentos del pago de impuestos, y la otra mitad estará gravada con el 43%. Según una enmienda de última hora, está previsto que sólo el 30% de los ingresos sea sometido a tributación. En el caso de los futbolistas, cuyo sueldo se negocia habitualmente en neto, la ventaja se antoja considerable para los clubes, y no pasa desapercibida en el extranjero.

Más información

«Es una medida que puede tener efectos muy concretos en los balances económicos de los clubes y en su masa salarial, un parámetro cada vez más importante desde el prisma del fair play financiero», declaró en un coloquio a finales de julio en Milán el abogado Antonio Longo, perteneciente al despacho DLA, citado por la página especializada Calcio e Finanza. En el caso de Matthijs De Ligt, el joven y talentoso central holandés fichado por la Juventus por 75 millones de euros, el ahorro para el club turinés gracias al 'Decreto Crecimiento' sería, según los cálculos de DLA, de cerca de cuatro millones de euros anuales. Con un salario neto estimado en 8 millones de euros anuales, la 'Juve' habría tenido que pagar 14 millones brutos. Con el nuevo sistema, la suma descendería a 10,1 millones.

Flat-tax

De la misma forma, el salario neto estimado del uruguayo de Diego Godín en el Inter, 6,75 millones de euros anuales, debería suponer 8,5 millones de euros al club lombardo, en lugar de los 11,8 millones antes de la entrada en vigor del decreto. Esta sistema existe también en Francia, pero sobre una parte menos importante del salario y con condiciones más estrictas. Recuerda asimismo a la 'ley Beckham', que entró en vigor a comienzos de los años 2000 en España y por la que el volante inglés del Real Madrid fue uno de los primeros beneficiados.

La prensa italiana consideró que el nuevo sistema influyó en el regreso a la Serie A de Mario Balotelli, fichado por el modesto Brescia, o en las llegadas de Franck Ribéry a la Fiorentina o de Romelu Lukaku al Inter. La aplicación es la misma para los entrenadores, y técnicos como Antonio Conte podrían beneficiarse. No será el caso de Maurizio Sarri, quien sólo pasó un año en Inglaterra antes de fichar por la Juventus. Pero el beneficiario se compromete a una «contribución de solidaridad», el 0,5% de su salario imponible, para desarrollar el fútbol para los jóvenes. Por contra, esta ventaja fiscal no es acumulable a otro sistema, que data de 2017, y del que, según varios medios italianos, se beneficiaría Cristiano Ronaldo desde su llegada hace un año a Italia.