Copa América I Semifinales

Brasil-Argentina en la Copa América doce años después

Lionel Messi, durante el partido de cuartos de la Copa América ante Venezuela./AFP
Lionel Messi, durante el partido de cuartos de la Copa América ante Venezuela. / AFP

Los dos colosos del continente, en horas bajas, se ven las caras en semifinales de un torneo en el que no se medían desde la final de 2007

R. C.Madrid

Doce años después de la final de la Copa América de Venezuela 2007, Brasil y Argentina volverán a encontrarse en una Copa América. El clásico mundial entre las potencias sudamericanas le deberá a la historia de esta edición el partido por el título, pero bienvenida sea una semifinal.

Messi y una mejor versión de la albiceleste ganaron 2-0 a Venezuela el viernes en los cuartos de final en Río de Janeiro, configurando el partido soñado ante su eterno rival el próximo martes en Belo Horizonte por el pase a la final.

El Mineirao, un escenario de recuerdo funesto para el fútbol brasileño, pues allí tuvo lugar la histórica debacle 1-7 frente a Alemania en las semifinales del Mundial de Brasil en 2014, acogerá un duelo al que los dos colosos del continente llegan en horas, con más dudas que certezas pese a que uno de los dos avanzará a la final.

«Tenemos que jugar no como un partido más, pero no lo tenemos que tomar como una semifinal de Copa América, como contra cualquier equipo, no pensando que tenemos enfrente a nuestro máximo rival. Eso agranda la leyenda», señaló tras la victoria ante Venezuela Lionel Scaloni, el cuestionado seleccionador argentino.

Argentina necesitará definitivamente al Messi del Barça para plantar cara a un Brasil que partido a partido va pareciéndose a un candidato al título, pese a la ausencia de Neymar, lesionado, fuera del torneo y en problemas judiciales.

«Es difícil decir un favorito cuando se juega Brasil-Argentina. Es un partido muy igualado. Ellos son los locales, tienen que mostrarse ante su gente. Llevan más tiempo con este proyecto, con muchos jugadores con el mismo técnico y la misma idea», analizó Messi, quitándose la presión antes del gran duelo del fútbol sudamericano.