Bengoa: «Estoy aprovechando la experiencia de Marruecos»

Bengoa: «Estoy aprovechando la experiencia de Marruecos»

JAVIER BELTRÁNBilbao

Martín Bengoa (Otxandio, 1994) lucha por su sueño de ser un futbolista de élite. En la Primera División de Marruecos disfruta, abrillanta su currículum y aprende de un fútbol diferente, especial: «Estoy muy contento en el Chabab, en un club que hay jugadores muy buenos, con un gran nivel colectivo. La situación en la tabla que estamos ahora (penúltimos) no es muy favorable, pero esperamos, en los dos meses y medio que nos quedan, tirar para adelante», comenta para El Correo el excachorro. «Estoy sabiendo aprovechar esta experiencia», desliza.

Bengoa pasó por los infantiles de la Real Sociedad antes de transitar durante ocho años en Lezama, por Basconia y Bilbao Athletic junto a los Yeray, Williams, Sabin Merino y Lekue. Vivió la etapa en Segunda con Ziganda, sin mucha presencia por culpa de las lesiones. El año pasado militó en el Deportivo B y este curso se alistó de manera provisional en la SD Leioa hasta que en enero se enroló en el Chabab Hoceima. «Hay mucha competencia, los entrenamientos son muy exigentes y la liga tiene buenos equipos, con mucha calidad técnica y bien estructurados», añade Bengoa. «Tenemos que apretar los dientes, con muchas finales e intentar salvarnos», remata el mediocentro, que se ha agenciado el dorsal 10.

Un Chabab entrenado por el español Juan Pedro Benali, en su segunda etapa allí, con López Segovia de segundo y Juan Nicolás Bueno de preparador físico, además de con el central canario Ruymán Hernández en el plantel. El equipo de Bengoa es penúltimo (15º en la tabla con 19 puntos) de los 16 que componen la Primera marroquí que pilota con puño de hierro el Wydad Casablanca con 45 puntos; segundo es el Tanger, ya con 30. Habita en Alhucemas, ciudad bañaba por el Mediterráneo al norte del país, un enclave turístico con una preciosa playa en la fachada de la bahía. «Hago por aquí una vida muy tranquila, con mi mujer y mi hijo visitando cosas. Cuando tengo libre vamos a ver lugares del país. Me ha sorprendido mucho Marruecos en ese sentido», afirma.

Después de haber jugado en el Fabril, con 25 partidos y entrenando en el primer equipo con Pepe Mel y Cristobal Parralo, Bengoa confiaba el pasado verano que le iba a surgir algo de empaque. Badajoz y Conquense le quisieron, pero Bengoa los descartó. El destino le reservaba cruzar el estrecho en busca de nuevas aventuras: «Me encuentro muy bien personalmente, llevo dos goles y una asistencia. En los partidos que quedan espero marcar alguno más, dar lo mejor de mí mismo». Y el futuro, abierto, sin topes: «No lo sé, ya se verá. No descartaría seguir en esta liga», señala. El mediocentro de Otxandio combina una notable calidad técnica con un cañón en la zurda, que no cesa de emplear al borde del área del Stade Mimoun Al Arsi. «El míster insistió mucho para que viniera aquí y me está dando confianza. Recomendaría a otros jugadores venir a la liga marroquí, es Primera, no como en España, pero hay buenos clubes, buenos estadios, buenos jugadores y creo que para el currículum es un paso más», subraya convencido.