Beldarrain, el portero tranquilo: «Me motiva sacar el balón jugado»

Beldarrain, el portero tranquilo: «Me motiva sacar el balón jugado»

El joven portero, generación del 97, fue compañero de Unai Simón en la cantera del Athletic. Ahora trata de salvar al San Pedro en Tercera. «Aunque han sido tres años de Regional, parece que han sido más como persona», relata el meta deustoarra, siempre al filo.

JAVIER BELTRÁNBilbao

Iñaki Beldarrain, portero deustoarra de 21 años, alternó la cantera del Danok con la del Athletic, con camino de ida y vuelta hasta su Juvenil de Honor. Ahora, en el seno del San Pedro tras su pasos por la Regional con el Abanto y el Zalla, paladea el salto a Tercera División. Fue compañero de Yeray, Córdoba, Núñez y de Unai Simón en Lezama, con el que entrenaba a diario haciendo guantes: «La verdad es que ya se le veía que era muy bueno. El día que debutó le mandé un mensaje y estuvo muy majo, teníamos muy buen rollo», recuerda.

Una generación de porteros coetáneos de lujo que le impidió seguir escalando al Basconia: Kepa Arrizabalaga, Álex Remiro, Unai Simón, Jon Ander Felipe, Markel Areitio... «El resto lo teníamos realmente difícil», admite un meta sobrio, al que no le van las estridencias, ni los guantes llamativos, ni repite ninguna manía. «No tengo ninguna. Suelo ser un chaval tranquilo y no suelo hacer ningún ritual, ni nada de eso», confiesa Beldarrain, que no duda en describirse como amante del perfil de juego del barcelonista Ter Stegen. «Abarco área, no solo paro bajo palos. Mi mayor cualidad es el juego de pies, sacar el balón jugado me motiva. No me va dar pelotazos», señala el portero deustoarra.

Beldarrain, que estudió en La Salle y que veranea en Bakio, se ejercitaba con «pachangas» en la playa y también practica pádel y frontenis para adquirir y trasladar al arco espacios y distancias: «Yo, por si acaso, juego», desliza sonriendo. En el San Pedro, su técnico, Jon Ayala, le alterna con Egoitz Ayarza, el otro portero azulgrana: «Tenemos características muy diferentes. Dependiendo del rival igual pone a uno u otro bajo palos. El míster intenta que los dos estemos activos, deja algo de continuidad y que juguemos regularmente. Los dos tenemos muy buena relación», asegura.

El portero del San Pedro no descarta alguna aventura foránea. Hasta este año, va compaginando los estudios de cuarto de Relaciones Laborales y Recursos Humanos con el fútbol. «Al acabar este mes de junio sí me podría plantear el irme fuera. Soy un chaval echado para delante y podría ser, si me gusta el destino», desvela. Beldarrain admite de cara a su futuro que «no me pongo ningún límite, es mi primer año en Tercera. Me siento cómodo, sin ningún tipo de presión; el tiempo dirá dónde llego y a dónde me llevan las cualidades».

En Regional se ha curtido, pese a su juventud, con «situaciones complicadas, de descensos, y eso te hace madurar más como portero, siendo cada partido una final. Este año más de lo mismo. Aunque han sido tres años de Regional, parece que han sido más como persona», relata muy maduro Beldarrain. Confía en salvar al San Pedro en una equilibrada Tercera División: «Nos quedan nueve finales y seis de ellas ante equipos de mitad de la tabla hacia abajo, por lo que está en nuestras manos. Creo que nos vamos a salvar», zanja el arquero azulgrana.

Temas

Fútbol