Aitor Pons, el 'killer' balear que amenaza al Sestao River

Aitor Pons, el 'killer' balear que amenaza al Sestao River
UD Poblense

JAVIER BELTRÁNBilbao

Aitor Pons marcó 5 de los goles en la primera eliminatoria del playoff de ascenso a Segunda B del Poblense, rival en esta segunda ronda del Sestao River, frente al Tropezón cántabro en el abultado global 8-3 (4-2 y 1-4). Una tarjeta de visita del talentoso delantero que sirve de aviso a la escuadra verdinegra.

El veloz delantero menorquín (Mahón, 1991) es un reputado artillero que ya marcó 23 tantos en la Liga regular de Tercera División en el Grupo XI, sumados ahora a estos 5 del playoff. Anotó también 33 hace dos años y 32 la pasada temporada. 88 dianas en total en tres campañas para un 'killer' mítico en Mallorca. En marzo del año pasado, sus compañeros le entregaron una camiseta conmemorativa con su apellido y la cifra de 100 en la espalda de la elástica azulgrana. Un centenar de goles en Tercera que ya ha rebasado con creces. Ahora se cruzará con Ibon Barandiaran, arquero de los verdinegros. El domingo, a las 11:30h, primer envite en Sa Pobla, con Pons como principal amenaza para dos clubes cuyo objetivo, de saque desde el mes de agosto, no se esconde que se ciñe al ascenso a la categoría de bronce.

Pons capitaneó al Poblense, bajo la batuta de Óscar Troya desde el banquillo, en la liga regular, donde fue tercero en la clasificación general, con 86 puntos, por detrás de un insultante Peña Deportiva, con 98 puntos, y segundo, el Mallorca B. Cuarto fue el Formentera, viejo conocido del Athletic en Copa del Rey, y en el que milita de nuevo Joseba Garmendia. Sin embargo, este año Terán, del CD Ibiza, con 28 goles, le ha arrebatado a Pons el pichichi, que había conquistado consecutivamente los dos anteriores años. En su equipo está acompañado por dos escuderos muy a tener en cuenta: Nico, con 16 tantos, y Plomer, con 15. Tres jugadores sobre los que Ibon Etxebarrieta ha tomado buena nota y ya ha expuesto en forma de vídeos a sus jugadores. Corrobora que el ataque del Poblense resulta muy potente, aunque flaquean en defensa y bajo palos.

Pons, de 28 años, al que consideran en Mallorca un jugador diferente, con embrujo y letal, arrancó su carrera militando en el Poblense, pasó por la UD Salamanca -donde vivió en primera persona la batería de impagos y la desaparición del histórico club-, Constancia, Tudelano y Llosetense antes de aterrizar hace tres campañas de nuevo en el conjunto balear. Renovó el pasado verano por dos años más, sumergido en el anterior playoff de ascenso que no lograron cristalizar. «La verdad es que estos tres años en el Poblense están siendo los mejores de mi carrera. Mi objetivo es subir desde que fiché. Es también el objetivo del equipo y del club», comenta el delantero, siempre con su dorsal favorito, el 11, como estímulo.

En Mallorca se ha terminado de desatar Pons tras un periplo charro y navarro con menos lustre. Ya el curso pasado, el equipo de Sa Pobla quedó segundo y casi gana el campeonato de la islas. Se basa en su robustez en un campo del Poblense que pasa por ser uno de los más grandes de España. «Solemos hacer correr a los rivales, si algo nos define es que somos un equipo ofensivo», explica Pons, tras un pasado curso con 101 tantos corales. En el actual han terminado solo a tres de esa mágica cifra, más los 8 de propina ante el Tropezón.