Todos contra Roglic en los Pirineos

Pablo Lastras, director del Movistar / J. G.

Valverde, Quintana y López están obligados a atacar al esloveno en la explosiva etapa de Andorra

J. Gómez Peña
J. GÓMEZ PEÑA

«Tenemos que sacarle tiempo a Roglic en Andorra porque en la contrarreloj de Pau él lo va a hacer mejor que nosotros», dice Nairo Quintana. Habla por él y por Alejandro Valverde. Ese mensaje también lo repite Miguel Ángel López. Los tres comparten rival: el esloveno Roglic, el mejor contrarrelojista de los cuatro corredores que pugnan por esta Vuelta. El líder provisional, el francés Nicolás Edet, es un buen ciclista. Un fondista. Pero no ha estado nunca a la altura de un gran podio. Ayer se enfundó el maillot rojo, «La Rioja», como pronunció. Feliz. Lo defenderá con los dientes y, probablemente, lo acabará perdiendo.

La etapa pirenaica sigue el patrón impuesto por la Vuelta en ediciones anteriores. Formato explosivo. En 94 kilómetros esperan los puertos de Ordino, la Gallina, la Comella, Engolasters y el final en el alto de Els Cortals d'Encamp. Los tres últimos están prácticamente unidos. No se puede meter más montaña en menos espacio. Y todo, quizá, con lluvia. Eso anuncia el pronóstico meteorológico. Los descensos serán así tan decisivos como las subidas. Se espera un fuerte descenso de las temperaturas.

En un trazado así, los escaladores están obligados a acorralar a Roglic, protegido por gregarios del nivel de Bennett Kuus y Gesink. Para el equipo Jumbo, la etapa de hoy es clave. Si Roglic resiste, tendrá el martes a su favor los 34 kilómetros de la contrarreloj de Pau. Allí alejará a todos antes de que irrumpan en la Vuelta las montañas del Cantábrico. Quintana y Valverde -dirigidos por Pablo Lastras en el Movistar- y 'Superman' López saldrán a tumbar al esquiador esloveno en los Pirineos.