Con la lengua fuera en la subida a Arraiz