«A ver si ganan de cara y no con acciones de mierda»

«A ver si ganan de cara y no con acciones de mierda»

López califica de «tontos y estúpidos» a los miembros del Movistar, que critican a los jueces por permitir la ayuda a los ciclistas caídos

J. Gómez Peña
J. GÓMEZ PEÑA

A Miguel Ángel López le apodan 'Superman' porque días después de recibir una puñalada mientras trataba de evitar que le robaran la bicicleta estaba ya en carrera y atacando. Antes que el ciclismo le llamaron los toros. No es de los que se arrugan. En el pasado Giro arremetió contra el espectador imprudente que provocó su caída. Y en la meta de Toledo, cuando la mayoría callaba tras el polémico ataque del equipo Movistar mientras él y Roglic se levantaban de una caída masiva, no se cortó. Llamó a los corredores y directores del equipo español «estúpidos». «Hemos caído veinte corredores o más. Siempre son los mismos tontos los que hacen cosas así». Se ve que hay cuentas pendientes. «A ver si algún día ganan de cara y no con estas acciones de mierda», denunció.

Hablaba con calma, pero enfadado. Harto. «¡Vaya campeón del mundo que tenemos!», arremetió contra Alejandro Valverde. Ya había pasado media hora desde el final de la etapa. Las pulsaciones bajaban, pero no la indignación del escalador colombiano, el que más ataques ha lanzado esta Vuelta. 'Superman' defendió la postura de los comisarios de la Unión Ciclista Internacional (UCI), que permitieron a los coches de equipo circular entre los cortes y llevar a rebufo a los rezagados. «Bien hecho. Hay que ser solidarios con el líder (Roglic) y con los infortunados de la caída».

Mientras el escalador colombiano del Astana se quedaba a gusto, en la otra parte del ring los directores del Movistar corrían a ver a los comisarios. A protestar. José Luis Arrieta y Pablo Lastras les mostraron su desacuerdo por dejar que los coches alteraran el curso de la competición. «Nos han dicho que han actuado así porque la caída había sido masiva. Ellos lo ven así; yo no. Otra veces no han hecho los mismo», lamentó Arrieta.

Expuso su argumento: «Teníamos pensado atacar ahí. De hecho, la caída se ha producido por esa tensión para buscar la colocación en el grupo». Como 'Superman, estaba indignado. «Claro que hemo dejado de tirar por delante. No valía la pena gastar las fuerzas cuando los rivales venían remontando a rueda de los coches», dijo. Insistía en criticar la postura de los jueces de carrera: «Cuando hay abanicos no se permite que los automóviles vayan entre los grupos». Arrieta considera que la caída en la que se vieron envueltos Roglic y López fue «una circunstancia de carrera». «Nosotros -añadió-no queremos ganar una carrera de forma antideportiva».

Y cuando le recordaron que López había calificado a los miembros del Movistar de «tontos y estúpidos» y de actuar siepre así, a traición, Arrieta evitó el cruce de dardos. «Yo no puedo calificarle a él porque no le conozco. Nunca he hablado con él», concluyó. Alta tensión para la etapa final en la sierra.