«La etapa de Bizkaia es la más completa de esta Vuelta»

Javier Guillen. /Jordy Alemany
Javier Guillen. / Jordy Alemany

El director de la ronda dice que su vocación es volver siempre a Euskadi y que el Tour tiene la «firme voluntad» de hacerlo

J. GÓMEZ PEÑACOMILLAS

Javier Guillén debutó como director en la Vuelta a España en 2009. Dos años después, la carrera regresó a Euskadi después de tres décadas de ausencia. Bilbao, aquella victoria de Igor Antón ante una marea de aficionados, le emocionó. Esta vez la meta espera en una montaña nueva, Oiz, el Balcón de Bizkaia. Desde la cima se ve casi todo; también cómo poco a poco se acerca a Bilbao una etapa del Tour.

- Con usted como director volvió la Vuelta a pisar Euskadi. ¿Era un objetivo o surgió?

- Algún día había que hacerlo. Pero no estaba planificado cuándo. Se tenían que dar las circunstancias. Y hacía falta que lo solicitara el Gobierno vasco. Lo hizo cuando Patxi López era lehendakari. Dio el primer paso. Y entonces nosotros nos pusimos a correr para que se hiciera cuanto antes. El primer contacto fue en 2010 y la Vuelta ya tuvo una etapa en Euskadi en 2011. Fue de las primeras cosas que logré como director.

- ¿Cómo recuerda aquella etapa en Bilbao?

- Es de los días más emotivos que he vivido al frente de la carrera. Tuve la sensación de que estábamos haciendo historia.

- Y fue un día perfecto, lleno de público y con victoria de un ciclista local, Igor Antón.

- Sí, pero me quedo con una imagen anterior. En la fuga iban Antón, Verdugo y Bruseghin. Al acercarnos al primer cartel de Euskadi, Bruseghin se dejó caer para que Antón y Verdugo, los dos del Euskaltel-Euskadi, entraran primeros en su tierra. En ese momento, Antón cerró el puño y se tocó el pecho como diciendo 'aquí estamos, lo hemos conseguido'. Me puso la carne de gallina. Luego vino la explosión de alegría con su victoria en Bilbao.

- ¿Cómo surge el proyecto de subir al monte Oiz en esta edición?

- Está dentro del plan de la Diputación de Bizkaia de promocionar su territorio con grandes eventos. Y también para que un día venga el Tour. Establecimos contactos y vimos que querían dos cosas: una etapa íntegra en Bizkaia y que tuviera esencia. Y la esencia es la montaña. Necesitábamos un puerto largo y con dureza. Nos dijeron que el Balcón de Bizkaia era perfecto. Para la Diputación, por la promoción, y para la Vuelta, por la emoción.

- ¿Qué le parece el recorrido de la etapa?

- Es la más completa de esta edición. Salimos del mar, pasamos por Bilbao y subimos a Oiz, que es espectacular y distinto a los puertos habituales en el País Vasco. Es muy duro y se va a convertir en un referente para las carreras que se celebren en Euskadi. Es una etapa exigente y con una estética televisiva brutal. A mí me interesa mucho el entretenimiento televisivo. Aquí se trata de entretener al público. Y unos se enganchan porque les gusta el ciclismo y otros, porque les gustan las imágenes. Esta etapa lo tiene todo. Por eso, TVE la emite entera. Desde Getxo a Oiz, 188 países van a poder ver cómo es Bizkaia.

- La afición vasca ofrece imágenes dignas del Tour.

- En Euskadi nos aseguramos el verde del monte, el mar, el público... Es una postal magnífica. De España me gusta su variedad, pero hay territorios que mantienen la emisión televisiva mejor que otros, y Euskadi está entre ellos.

- Una etapa como ésta cuesta entre 100.000 y 120.000 euros. ¿Es cara?

- Puedo demostrar con datos que no hay evento más rentable que la Vuelta. No es mucho dinero de inversión. Se consigue una gran repercusión internacional. Enseñamos los paisajes, las ciudades... No mostramos una marca, sino un producto, un lugar que se puede visitar. Sólo en hoteles, el retorno para el territorio que alberga una etapa es dos o tres veces mayor que lo gastado. Y otra cosa, ofrecemos un espectáculo gratuito, del que todo el mundo puede disfrutar.

- ¿La Vuelta ha regresado a Euskadi para quedarse?

- Es que ya nos hemos quedado. Bilbao, Arrate, Vitoria... Ahora el Balcón de Bizkaia. Y seguimos trabajando para volver en las siguientes ediciones. Nuestra vocación es seguir aquí.

- Y eso abre la puerta a que desembarque un día el Tour.

- Por supuesto. Las dos carreras pertenecen a la misma empresa. Christiam Prudhomme, director del Tour, y yo trabajamos de la mano. Ahora mismo, soy el mayor valedor, junto con el Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación de Bizkaia, para que el Tour venga algún día. Sería una apuesta acertada y se está trabajando en ello. En la cabeza de Prudhomme está venir a Euskadi. La voluntad existe y es firme.

- ¿Echará de menos a Mikel Landa en una subida como Oiz?

- Es una pena que Mikel no haya podido disputar esta Vuelta, pero tenemos un buen espectáculo. Y está el Murias, que ganó con Óscar Rodríguez en la Camperona, lo que ha motivado mucho a sus compañeros. Además, el público vasco anima a todos los corredores. Seguro que la etapa de Oiz estará llena de espectadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos