Cuidado con el descenso de la Cobertoria

Anuncian lluvia en la etapa que estrena el alto de La Cubilla y baja por un puerto cargado de peligro

J. Gómez Peña
J. GÓMEZ PEÑA

La etapa de hoy, previa a la jornada de descanso, tiene tres puertos y 144 kilómetros entre Pravia y el alto de La Cubilla. El primero es San Lorenzo, del que nadie habla pese a ser el más duro (10 kilómetros con una pendiente media del 8,5%). El segundo es la Cobertoria. De esta cuesta (8,3 kilómetros al 8,2%) se han escrito mil historias que se resumen en cinco palabras: «Agua, culo, carretera, bicicleta, flores». Las pronunció Alex Zulle tras caerse allí en la Vuelta de 1993. El suizo, con las gafas anegadas en arcilla y agua, no atinaba con las curvas. Las veía rectas. Tenía miopía en el manillar. Arremetió contra la cuneta y perdió aquella edición tras patinar en el descenso de esta carretera traidora. Y de la tercera montaña del día, la que sirve de meta, no dejan de lanzarse alabanzas por su belleza. Es La Cubilla, 17,8 kilómetros a 6,2%. La Vuelta descubre hoy este 'Galibier asturiano'.

Pero cuidado con la Cobertoria. Como avisa el técnico del UAE Josean Fernández, 'Matxin', la lluvia puede convertir las bajadas en una ruleta rusa. En eso es especialista la Cobertoria, que tiene su historia repleta de víctimas. Es un puerto que odia estar al fondo de la escena. No es un actor secundario. A Fernando Escartín le partió el pecho camino del debut del Angliru en 1999, apenas un mes después de que el araongés subiera al podio del Tour. También tiró esa tarde a Olano. Y a Menchov le asustó en 2005 cuando el ruso se enredó con el chubasquero y concedió unos metros a Heras en la bajada. Allí le perdió de vista. Miope como Zulle. Ya no le volvió a ver hasta el final en Pajares, donde entregó su 'maillot' de líder.

Ahora tiene asfalto nuevo y alguna curva enderezada. Pero mantiene su amenaza en días de lluvia como el que se espera. El equipo Jumbo defiende el liderato de Roglic. El esloveno tiene dos minutos y medio sobre Valverde. Mucho. Para desbancar al líder habrá que juntar las fuerzas y el riesgo. La meta espera en el estreno de La Cubilla, paraíso natural. Aunque antes hay que bajar al infierno de la Cobertoria.