Un aurresku a pedales para recibir a la Vuelta en Bizkaia