Aberasturi se busca la vida en el sprint

Los velocistas como el alavés tienen hoy, en Alicante, una de sus pocas opciones de victoria en esta Vuelta

J. Gómez Peña
J. GÓMEZ PEÑA

Vista desde el mar, la costa de Alicante casi intimida. Las montañas caen a pico sobre las olas. Es un magnífico espectáculo natural. Y también un paraíso ciclista que asegura el sol casi todo el año. Eso sí, se cobra su tasa en sudor. Calor y montaña. En ese hábitat se disputa la tercera etapa, entre Ibi, la ciudad del juguete, y Alicante. En el trazado hay solo dos puertos puntuables, Biar y Tibi, pero esconde tramos complicados. La carretera se va aclarando a medida que se acerca a la meta, lo que abre, y mucho, las opciones de los velocistas.

Bennett, Gaviria, Jakobsen, Mezgec... Y el alavés Jon Aberasturi, del Caja Rural. El corredor vasco viene de asombrar en la Vuelta a Burgos y el Circuito de Getxo, en finales en repecho, hechos para su tremendo tren inferior. En Alicante se encontrará con una meta plana y, sobre todo, con rivales que saltarán al ring rodeados de lanzadores. Aberasturi tendrá que buscarse la vida. Está acostumbrado. Sabe que, de tener, sólo tendrá un ocasión de colarse en esa maraña de piernas con espolones. «Tengo marcadas estas dos etapas que vienen», avisa.

La de hoy tiene 188 kilómetros y la de mañana, entre Cullera y El Puig, 175. Después, los velocistas se enfrentarán a muchos días de montaña antes de cruzarse con el siguiente y lejano sprint. Por eso, todos morderán estos dos días.