El sueño del quinto Tour de Froome se estrella contra un muro en el Dauphiné

Chris Froome, trasladado al hospital tras su accidente. /AFP
Chris Froome, trasladado al hospital tras su accidente. / AFP

Se golpeó mientras reconocía la crono y sufre fracturas de fémur, de codo y de varias costillas que implican que su temporada se haya terminado

L. IZQUIERDO

Chris Froome (Ineos) no igualará este verano las cinco victorias en el Tour de Francia de Jacques Anquetil, Eddy Merckx, Bernard Hinault y Miguel Indurain. El corredor británico sufrió una caída muy grave ayer mientras reconocía el circuito de la contrarreloj del Dauphiné y sufre fracturas de fémur, de codo y de varias costillas, que hacen del todo imposible su presencia en la salida de la ronda gala, que tendrá lugar en Bruselas el 6 de julio. De hecho, el accidente termina con su temporada 2019 y a sus 34 años está por ver cómo afecta a su carrera deportiva.

Van Aert gana la crono y Adam Yates es el nuevo líder

El británico Adam Yates (Mitchelton) se vistió con el maillot amarillo de líder del Dauphiné tras la cuarta etapa, una contrarreloj individual de 26,1 kilómetros ganada por el belga Wout Van Aert (Jumbo), quien sacó 31 segundos a Tejay Van Garderen y 47 segundos a Tom Dumoulin.

Yates se aupó a lo más alto de la clasificación general con 3 segundos de ventaja sobre el belga Dylan Teuns, que era líder antes de empezar la etapa, a la espera de las jornadas más exigentes de la prueba francesa.

El tetracampeón del Tour se estrelló a «gran velocidad» contra un muro en la zona de bajada de la crono, según confirmó Wouter Poels, que rodaba junto a él. El mánager del Ineos, David Brailsford, añadió que la lesión es «muy grave» y que Froome «estará largo tiempo sin correr». Fue operado de las fracturas durante la tarde de ayer, y no se conocerá el alcance real de las lesiones hasta hoy.

La importancia de las heridas obligó a los sanitarios a atender al ciclista en la ambulancia sobre la misma ruta de la contrarreloj antes de poder proceder a su evacuación en helicóptero. En primera instancia ingresó en el hospital de Roanne, donde acababa la etapa, antes de ser trasladado a eso de las tres de la tarde a un centro sanitario de Saint-Étienne. Según detalló Brailsford, «la caída se produjo a unos 65 kilómetros por hora, al final de la bajada. Soltó una mano del manillar para sonarse la nariz y una racha de viento desplazó la rueda delantera de su bici. Fue una caída muy fea», admitió.

A falta de que concluyan los exámenes médicos, la lesión es grave y no sólo deja a Froome sin Tour sino que pone fin a su temporada. La Vuelta a España comienza el 24 de agosto, en poco más de dos meses, por lo que es impensable que pueda recuperarse a tiempo para estar en la salida. Lo más probable es que ni siquiera haya podido subirse aún a la bici.

El test definitivo

Froome es uno de los siete ciclistas de la historia que ha ganado las tres grandes vueltas y preparaba en el Dauphiné el Tour de Francia. Se había tomado la crono de ayer como el test definitivo, por sus similitudes con la contrarreloj de Pau en la ronda gala. El corredor británico buscaba su quinto entorchado en París, pero no podrá ser, al menos en este 2019.

No lo consiguió el año pasado al ser derrotado por su compañero de equipo Geraint Thomas, que afronta desde el sábado el Tour de Suiza y que ahora acudirá a Francia como único líder del Ineos, con permiso del joven colombiano Egan Bernal.

El Tour cambia de perfil de forma importante con la baja de Froome, el gran favorito para la victoria por mucho que el año pasado fuera derrotado por Thomas. El galés pasa a ser el primer candidato, con Tom Dumoulin (Sunweb) y Nairo Quintana (Movistar), como alternativas.

Froome ya sufrió un accidente en el reconocimiento de una crono el año pasado en el Giro. Se cayó en el circuito de Jerusalén, donde arrancó la corsa rosa, pero entonces se saldó con algunas magulladuras. Acabó ganando el Giro. Ayer no tuvo tanta fortuna y la caída le deja sin Tour y sin lo que resta de temporada.

«Es una desgraciapara él y para el ciclismo»

El gran rival de Chris Froome en las vueltas de tres semanas, Tom Dumoulin (Sunweb), ejerció de portavoz del pelotón y aseguró ayer ue la caída y retirada del británico es «una desgracia para él y para el ciclismo».

El holandés opinó que «Froome es el personaje principal en el Tour de Francia. Ineos todavía tiene un gran equipo con Thomas y Bernal, incluso sin Froome, pero normalmente él sería el líder número uno, por lo que es malo para él y para el ciclismo».

El manager del Ineos, Dave Brailsford, aseguró que «una de las principales fortalezas de este equipo es nuestra capacidad de soportar tiempos difíciles juntos, y haremos todo lo posible para apoyar a Chris y su familia».

Su compañero en el Ineos y último ganador del Tour, Geraint Thomas, escribió: «Una noticia de mierda. Siempre es horrible escuchar que ha sucedido un accidente de este tipo, pero más cuando se trata de un buen compañero». Otro ciclista del equipo inglés, el excampeón del mundo Michal Kwiatkowski, lamentó que «de acuerdo a la ley de Murphy, todo lo que podía salir mal, ha salido mal». Luke Rowe, por su parte, se mostró seguro de que Froome «se levantará de esta y volverá».

Por otra parte, Marianne Vos(CCC) también sufrió ayer una durísima caída en la Vuelta a Gran Bretaña, el OVO Energy Women's Tour. Pese a la alarma inicial, la holandesa se sometió a diferentes pruebas en el hospital y, aparte de golpes por todo el cuerpo, tiene heridas que por fortuna no revisten gravedad.