AQUÍ SIEMPRE TE SONRÍEN Y HAY MUCHO RESPETO

AQUÍ SIEMPRE TE SONRÍEN Y HAY MUCHO RESPETO
IGOR ANTÓN

Después de cinco días, arranca otra fase de mi viaje solidario a Nepal. ¡¡Por fin comenzamos el trekking!! Estamos muy ilusionados con ellos. Hay ganas ya de zapatear por la montaña. Hemos llegado a Arughat Bazaar, en el valle de Jaireni. Estamos a tan solo 570m de altitud. Hay quien se acerca a saludarnos y quien sigue a lo suyo, a sus labores.

Durante el viaje en todoterreno me ha impactado lo desastroso de las carreteras en Nepal. Para llegar desde Pokhara a Arughat hemos empleado nada menos que cinco horas... ¡Y dudo que hubiera más de un centenar de kilómetros! El lugar es muy pero que muy rural, se intuye la escased y la precariedad... pero también la riqueza en forma de plantaciones agrícolas y de la buena afluencia de agua.

Aquí te sientes muy lejos de tu tierra. Pero precisamente eso es lo interesante. El clima es más caluroso que en Bilbao por estas fechas, pero esto no será así siempre. Iremos ganando altura poco a poco. Esto nos ayudará para aclimatarnos. Es muy importante de cara a alcanzar el campo base del Manaslu, así como para surcar el Larke Pass, que está a 5200mtrs. ¡Hoy es la primera toma de contacto!

Los dos sherpas han partido algo antes con nuestro material. En este apartado, he de deciros que me siento un poco mal con la situación... pero hay que recordar que ellos, los sherpas, viven y subsisten a base de sus clientes, en este caso, nosotros cuatro. Cada uno esta capacitado para llevar un máximo de once kilos por cliente, en total, 22 kilos cada sherpa. Es un trabajo que realizan encantados, ya que de ello pueden alimentar a su familia y vivir durante un largo periodo de tiempo.

Algo peculiar que me he encontrado, ha sido la capacidad de subsistir que tienen. Un ejemplo es que en cada bajo de sus casas tienen una especie de tienda donde venden un poco de todo, pero en ningún momento te piden que les compres, cosa que sucede en otros lugares. También me ha llamado la atención la sensación de total seguridad, no desconfías de nadie.

Aquí, siempre te sonríen y hay mucho respeto. ¡Esto hay que remarcarlo! ¡¡Me han cautivado!!